El juez de feria Luis Imperial Fernández dispuso en la noche del sábado, la prórroga de la detención de la ex esposa de Edwar Vaz, asesinado el pasado lunes en la puerta de un edificio ubicado en la avenida Lavalleja. En la tarde del sábado Imperial llevó adelante la audiencia de control de detenidos respecto de la mujer y para definir el pedido de prórroga solicitado por la fiscal Patricia Rodríguez. La ex esposa- se divorció de la víctima en el año 2016- fue arrestada en la mañana del sábado en una mansión ubicada en el barrio Beverly Hills.
La casa que es propiedad de un empresario brasileño fue vendida años atrás por la detenida que actualmente la administraba. De forma paralela, los efectivos practicaron un allanamiento de la casa y requisaron el celular propiedad de la mujer.
La detención de la mujer y madre de los dos hijos que tuvo con la víctima, fue solicitada por la fiscal Patricia Rodríguez, quien investiga el caso. Rodríguez pidió al juez la detención de la mujer a partir de las actuaciones llevadas en este caso que ya involucraron al hombre que condujo el automóvil VW GI empleado para llevar a los sicarios hasta el apartamento ocupado por la víctima.
El hombre, de iniciales F. G.S.H, oriental de 25 años, fue detenido de forma preventiva por el plazo de 120 días. Es acusado por la presunta comisión de un delito de homicidio. Según se conoció durante la audiencia de control de detención, el acusado aseguró haber sido contratado por la mujer para llevar a los dos sicarios. La fiscal explicó al juez que, además, existe una relación de dependencia entre la mujer y el conductor del VW.
La defensa de la detenida aseguró en la audiencia que no existe ningún vínculo laboral entre el chofer y la mujer. Según explicó el abogado defensor, la relación laboral existe entre otra mujer que se desempeña como casera de la mansión del barrio Beverly Hills. A su vez, la defensa también pidió la libertad de su cliente por entender que durante su detención se violó lo establecido en el artículo 15º de la Constitución de la República. Además, denunció que en el momento de la detención su cliente no fue informada de la causa de la misma.
Vaz fue ultimado de dos disparos de arma efectuados a bocajarro por uno de los dos desconocidos, aún no identificados, ni detenidos, que llamaron a la puerta del apartamento que ocupaba con su actual pareja y con uno de sus dos hijos adolescentes.
El abogado de la víctima tenía lista una demanda contra la ahora detenida a la que se le exigiría la devolución de dos Mercedes Benz, una Toyota Hillux, una Chevrolet Captiva, las acciones de una empresa de alquiler de autos sin chofer, un apartamento en el edificio Yoo de Punta del Este y una abultada suma de dinero depositada en un banco.

Contenido publicitario