Justicia desestima demanda por caída sufrida por una huésped en la escalera de un hotel

El juicio por daños y perjuicios fue iniciado por la empresa Assist Card luego del accidente ocurrido en marzo de 2016

El tribunal de apelaciones en lo civil de sexto turno desestimó un juicio de daños y perjuicios iniciado por la firma Actinel Sociedad Anónima contra un hotel de Punta del Este por la caída de una escalera sufrida por una huésped del complejo. La demandante es la firma que se conoce en el ramo de la actividad turística como Assist Card Uruguay, que pretendió que el hotel le pagara los gastos originados por el gasto de salud de la pasajera surgidos por la caída registrada en una escalera del lugar.
El incidente ocurrió a las 15:00 del 3 de marzo de 2016, cuando la pasajera ingresaba al hotel desde la piscina circulando por un pasillo de la planta baja hacia su habitación y sufrió una caída luego de tropezarse con unos escalones.
El caso se tramitó en el juzgado en Primera Instancia de 5º turno de Maldonado cuya titular, Claudia Valetti, dictó, el 22 de octubre de 2020, una sentencia que desestimó la pretensión de cobro de Assist Card.
La referida empresa interpuso un recurso de apelación contra el fallo en primera instancia por lo que el expediente pasó a la órbita del tribunal de apelaciones en lo civil de 6º turno.
Al apelar, la empresa aseguró que en primera instancia se incurrió en una contradicción, ya que por un lado la impugnada sostuvo que existió una relación contractual entre la pasajera y el hotel y por lo tanto existía una obligación de seguridad, y, por otro lado, se entendió que la culpabilidad de la propia víctima determina la falta de responsabilidad del hotel. La obligación de seguridad es una obligación de resultado, que determina una responsabilidad de carácter objetivo que no se exonera por la conducta o culpa de la propia víctima.

Valoración de la prueba
La sentencia en primera instancia, aseguró la parte actora, incurrió en errores al momento de la valoración de la prueba rendida en autos, al no considerar el informe arquitectónico que se presentó con la demanda ni alguna de las declaraciones testimoniales de autos. De allí emerge que la reforma realizada en el hotel generó una luminosidad en la escalera que, al momento de la caída padecida por la pasajera, no tenía.
Recordó que, en el informe arquitectónico, en donde queda de manifiesto según las fotos allí agregadas que la escalera del hotel donde ocurrió la caída era oscura, sin pasamano, ni señalización que permitiera una adecuada condición de accesibilidad, incumpliendo exigencias mínimas reglamentarias de seguridad aceptables. Además, que la sentencia en primera instancia realizó una incorrecta interpretación de las normas de edificación de la Intendencia de Maldonado. Los pasamanos, barandas y señalización de escaleras son elementos que permiten una mayor seguridad. Claramente, el corredor donde se ubicaban los dos escalones que es un área de importante tránsito dentro del hotel, no ofrecía antes de la reforma y al momento de producirse la caída, protecciones de seguridad adecuadas para su circulación, tal y como lo exige el art. 89 del Texto Ordenado de Normas de Edificación de la Intendencia fernandina.

Daños y perjuicios
Por ello, el hotel no actuó con la debida diligencia al (no) tomar todas las precauciones necesarias para asegurar debidas condiciones de señalización y accesibilidad en el corredor principal de su edificio alojamiento. Assist Card promovió juicio de daños y perjuicios por entender que la pasajera que se encontraba de vacaciones en nuestro principal balneario, sufrió un accidente en circunstancias en que se hallaba transitando por un pasillo de las instalaciones del hotel de los demandados. El hecho dañoso se produjo por la exclusiva responsabilidad de su contraria habida cuenta de que la actora se tropezó en una escalera mal iluminada, sin indicación alguna de su existencia y con una alfombra que la recubría con las mismas características de la que recubría el pasillo que se utilizaba, lo que la hacía peligrosa y antirreglamentaria.

Fallo en alzada
El tribunal de alzada, al revisar la sentencia en primera instancia, sostuvo que, una vez analizada la prueba documental y testimonial, no hubo un actuar omiso o negligente de los demandados que pudiera ser la causa en todo o en parte del evento que protagonizó la pasajera que sufrió el accidente, y sí la caída se produjo, fue por su propia conducta, distracción, en un lugar que a diferencia de lo alegado por su parte estaba correctamente iluminado y señalizado para transitar.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre