El área de Aseo Urbano de la comuna de Maldonado ha estado trabajando con miras a erradicar un basural endémico que los propios vecinos y personas sin techo que residen precariamente en un baldío crearon en la calle Libertad, del barrio Maldonado Nuevo. Fernando Servetto, encargado del sector, contó ayer a FM Gente que se estuvo realizando un gran operativo de limpieza en el lugar, donde la situación se vuelve insostenible al extremo de impedir el tránsito.
“Una vez más tuvimos que intervenir ahí. Lo hacemos periódicamente. Es una zona en la que dejó de pasar el ómnibus. Tuvimos que hacer que la recolección de residuos se saltee esa cuadra, haga un rodeo y levante los contenedores en otro lugar”, explicó.
El jerarca agregó que “la misma gente que vive ahí se encarga, todos los días”, de crear “un basural en la esquina”. Allí “hay un terreno baldío que se había llenado de tolderías. Abajo de esas lonas vive gente todo el tiempo, que está drogándose y haciendo cualquier cosa, perjudicando al resto de los vecinos”, indicó.
“Con la Policía, una vez más, concurrimos ahí. Habían prendido fuego el basural que ellos mismos hacen. Hubo que llamar a Bomberos, también. Y se les notificó, además, por parte de la Dirección de Tránsito, para que retiren los vehículos en desuso, que los tienen entorpeciendo el tránsito y los usan para algunas actividades ilícitas”, añadió el director.


“Mano dura”
“Lo puedo decir porque todo el mundo lo sabe. En una cuadra hay cinco o seis ‘bocas’ de pasta base. Se han adueñado de la calle algunos personajes. Y hay cosas que no las podemos permitir. Cada tanto vamos. Habría que ir todos los días, pero la verdad que no podemos”, destacó.
“Tendría que haber mano dura para que esto no vuelva a ocurrir. Porque estamos gastando la plata de la gente. También rompieron las cámaras (de vigilancia). Las repusieron y las volvieron a romper y no se han vuelto a poner ahí”, señaló.
Por último, Servetto comentó que se mantuvo informado sobre el derrame registrado el fin de semana en la Boya Petrolera de José Ignacio. Esa vez fue solo un “goteo”, según la Ancap. “Estábamos preparados por si llegaba a la costa. Pero, por suerte, no tuvo impacto”, afirmó Servetto.

Contenido publicitario