La Iglesia “de Piria”, por el Dr. Mario Scasso Burghi

La construcción edilicia destinada a iglesia católica de Piriápolis, ordenada por Francisco Piria, que nunca fue concluida, se halla actualmente en propiedad de la Intendencia Departamental de Maldonado, por donación de sus anteriores propietarios, desde 2013. Se levanta en el Kilómetro 2 de la Ruta 37, que une esa ciudad con la de Pan de Azúcar.
Esta obra fue planificada en el contexto de la urbanización del Balneario, diseñada en 1893, por el Ingeniero Alfredo Lerena lo que la colocaría en su zona central, ubicada topográficamente en una altura, lo que le daría desde su torre-campanario, constituirse en un elemento edilicio dominante de las otras edificaciones. Es decir, que la elección del lugar fue cuidadosa y esmerada, frente a una plaza desde donde partirían diagonales. Pero el desarrollo de Piriápolis, en el primer tercio del Siglo XX y aún en vida de Piria (fallecido en 1933), se realizó fundamentalmente en la zona costera inmediata a la rambla, quedando la iglesia, iniciada en 1914 (existen tres fechas registradas del inicio de las obras: 1913-1914-1917), muy alejada de la zona de asiento poblacional. Esa fue la razón esgrimida por la jerarquía de la Iglesia Católica, para no aceptar la donación de lo construido, más del 70 % de la obra (que estuvo incluso techada), a más de un kilómetro y medio de la rambla costera y a dos de la zona urbanizada. Sobre que la construcción incluía elementos masónicos o de alquimia, es una de las tantas “leyendas urbanas”, urdidas para otorgar interés “místico” al balneario. La orientación de la fachada está en relación al trazado vial urbano, sin otras connotaciones. Mira al Este, igual que las Iglesias Parroquiales de Maldonado y San Carlos.
El templo fue construido en forma sólida y con esmero, como lo demuestran sus enhiestos muros con detalles de ornamentación, tras décadas de abandono y depredación. Se desarrolló según planos diseñados por el Arquitecto Alfredo Jones Brown, Profesor de Proyectos de la Facultad de Arquitectura, autor de edificios señalados de Montevideo, como el de la Tienda “London-París”, del edificio de la actual Sala Zitarrosa (Ex Cine Rex), de la Escuela Alemana y del Instituto Alfredo Vázquez Acevedo y en Piriápolis, el del Hotel Piriápolis (actual Colonia de Vacaciones), la residencia de Lorenzo Piria y la Escuela 37. Su estilo es Neo-Románico, en boga a principios del S.XX (utilizado en las Iglesias Parroquiales de San Juan Bautista de Pocitos y de Punta Carretas), nada exotérico. El Arq. Jones, nacido en Montevideo en 1876 y fallecido en Punta del Este en 1950, gran colaborador de Piria en la erección de Piriápolis, fue el padre del también arquitecto de trayectoria internacional Guillermo Jones Odriozola.
La relación entre Piria y las jerarquías católicas siempre fue cordial, tenía particular amistad con el Párroco de San Fernando de Maldonado, el Pbro. Pedro Podestá (ambos masones), al que le donaría la pila bautismal, adquirida en Italia, para su iglesia, en mármol de Carrara, coronada con la talla del Bautismo de Cristo por San Juan Bautista. La construcción del Templete de San Antonio en la cima del Cerro del Inglés (ahora renombrado con el nombre del santo), según proyecto del Arq. Pedro Guichot (proyectista del Argentino Hotel); la erección de la imagen de la Virgen de los Pescadores “Stella Maris”, en la falda del mismo cerro; la donación del predio en las Calle Sanabria y Buenos Aires a la Asociación Católica de Juventus, donde se erigió con su apoyo la Capilla de San Francisco (su patrono), la que sirvió décadas como templo parroquial; el permiso para la construcción de la Cruz en el Cerro Pan de Azúcar, de su propiedad; demuestran que no hubo relaciones tirantes. Existen referencias de la colocación de un Cristo Redentor, por Piria, en 1898, entre su residencia del Castillo y el Cerro del Toro, desconozco su situación o existencia actual.
Pasados más de 100 años de construida, la edificación ha sufrido depredaciones, usos inadecuados (depósito de madera, ocupación habitacional), grafiteado de sus muros, pérdida de la techumbre, pero su entorno ha cambiado. Junto a ella se ha desarrollado la urbanización de “Pueblo Obrero”, con importante población y desarrollo comercial, lejos del panorama rural de mediados del S.XX.
La Intendencia Departamental, actual propietaria, debe impedir la progresión de la ruina, que actualmente afecta el paisaje urbano. Se trata de un edificio de valor constructivo y de calidad de diseño, que puede declararse como Edificio de valor Patrimonial Histórico y Cultural Departamental. Puede plantearse su reconstrucción realizándola como homenaje a su inspirador y fundador: Francisco Piria y a su proyectista y colaborador el Arq. Alfredo Jones Brown. Ambas figuras insoslayables en el proyecto inicial de Piriápolis.
Si las autoridades de la Intendencia Departamental, están de acuerdo con el planteamiento, se lograrían varios objetivos ponderables:
Culminar un proyecto de Francisco Piria, cuando la urbanización de la “Ciudad del Porvenir”, que el proyectara a fines del S. XIX, está alcanzando en la tercera década del S.XXI, los límites proyectados.
Rescatar del estado de ruina y degradación, un noble edificio y un proyecto calificado, de un destacado arquitecto nacional, de más de 100 años de antigüedad.
Dar utilidad ecuménica a un edificio religioso.
Mejora del aspecto urbano de un barrio actualmente populoso, mejorando la conexión urbana: Piriápolis-Iglesia-Castillo-Parque del Cerro Pan de Azúcar.
Empleo de mano de obra, en un momento crítico de la economía nacional.

Bibliografía:
Maldonado en el tiempo. – Fernando Klein. 2015.
Piria: el emprendedor del futuro. – Juan Ackermann. 2017.
Arq. Alfredo Jones Brown. – Diccionario de personalidades de la U. de la R. (1849-1973).
Maldonado y su Catedral (fascículo). – Fray Domingo de Tacuarembó (OFM).
Testimonio: Dr. Antonio Burghi.

2 COMENTARIOS

  1. Excelente nota y más aún la propuesta de terminar y dar el debido uso a una construcción maravillosa e inconclusa, tal como lo menciona el Dr. Scasso

  2. Muy buena idea. Deberian arreglarla. Se le puede sacar mucho provecho como trabajo por ejemplo, aparte se arreglaria una linda catedral.

Comments are closed.