La maestra Susana “Tita” Cairo falleció este sábado en Maldonado

Muchas generaciones de puntaesteños pasaron por su aula en los veinticinco años que trabajó en la escuela Nº5

La maestra Susana “Tita” Cairo de Castagnet falleció este sábado en Maldonado. Tenía 104 años. Había nacido el 12 de agosto de 1918 en la casa de sus padres de la calle 25 de Mayo de la capital fernandina. Fue alumna de la Escuela Nº2 “José Pedro Varela” en su ubicación de la calle 25 de Mayo donde hoy se encuentra el Museo Nicolás García Uriburu. Luego cursó los años de Liceo de Maldonado ubicado en los años treinta en la esquina de las calles Florida y Román Guerra de Maldonado. Culminados sus estudios secundarios, “Tita” ingresó a la carrera de magisterio de donde egresó con el titulo de maestra. Su primer trabajo como docente fue la Escuela de la ciudad de Aiguá. Luego continuó por distintos centros educativos de la zona hasta recalar en la Escuela Nº 5º de 2º Grado “Alejandro y Samuel Lafone” de la avenida Gorlero de la ciudad de Punta del Este. Allí permaneció a cargo de “Jardinera” por más de un cuarto de siglo. De forma paralela dictó clases de matemáticas y de idioma español en otros centros educativos de la zona. Por su aula del primer piso de la Escuela Nº5 pasaron centenares de alumnos. Entre ellos tres integrantes de este medio de comunicación.

Familia
Con el empresario Benjamín Castagnet estuvo casada cincuenta y dos años. Tuvieron tres hijas. Una de ella falleció años atrás. Las otras dos residen en el exterior. Su esposo murió en 1997. Los restos de Tita fueron velados en la Parroquia de Punta del Este.

 

 

APUNTES AUTOBIOGRÁFICOS
Nací el 12 de Agosto de 1918, en la calle 25 de Mayo de Maldonado, en un hogar muy pobre materialmente pero rico en cariño y respeto por los vecinos, que eran como una familia grande donde nos ayudábamos mutuamente; Maldonado inundado del perfume de las rosas de la única plaza frente a la Iglesia y de todas las flores de los jardines que habían en las pocas casas que existían en aquella época.
tuve una infancia muy feliz y alegre llevando la pobreza dignamente. A los 5 años empecé a tejer con unas agujas hechas por mi padre de unas varitas de los árboles que habían en nuestra quinta, muy pulidas y con las puntas muy afiladas. Y sigo tejiendo… aunque llegué a los 100.
Fuí a la Escuela de 25 de Mayo (hoy es Museo), cuya Directora era la Srta. Carolina Saboya. Aún recuerdo a mis compañeras que hicimos juntas de 1º a 6to año. Luego pasé al Liceo, que era en una gran casa ubicada en las calles Florida y Román Guerra (hoy donde está la Farmacia Tamita y otros comercios). cursé los 4 años ahí y empecé Notariado, dando los exámenes libre.
A mis 17 años falleció mi madre y cambió completamente mi vida. Se me terminó la beca y además tuve que emplearme para ayudar con los gastos de la casa. Pero no me quedé en el camino de la vida. Dí examen de ingreso a Magisterio e iba a dar los exámenes donde se formara la mesa que venía de Montevideo. Me recibí de Maestra y empecé a trabajar en la Escuela Nº 10 de niñas en Aiguá. Trabajé en varias escuelas, concursé y como tenía muy buen puntaje elegí la Escuela Nº 44, Rincón de Olivera, y de ahí me trasladé a la Escuela Nº 5 de Punta del Este, donde estuve 25 años en la clase de jardinera, porque había hecho el curso de Jardín de Infantes. Paralelamente trabajaba en los Liceos Nº 1 y el de las Hnas. Capuchinas dando Matemáticas e Idioma Español.
En 1945 me casé con Benjamín Castagnet, compartiendo nuestras vidas durante 52 años. Tuvimos 3 hijas, Lil, Emita e Iris María. En Marzo de 1997 el Señor llamó a Benjamín y en 2012 a Emita, pero siempre encontré una mano amiga que comprendiera mi dolor y así pude llegar a los 100 años.
Hoy doy gracias a Dios porque disfruto de paz, serenidad y comprensión en este Hogar del Padre Pío.
Fuente: Banco de Historias Locales

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre