“La Mercerie” se transformó en el primer comercio de Punta Shopping en reabrir sus puertas luego del incendio

La amistad que une a su propietaria con la dueña de “Brote”, ubicado a pocos metros del centro comercial, permitió que al menos provisoriamente tenga un lugar donde atender a sus clientes

Mariana y Carolina en la puerta de Brote, donde por un tiempo compartirán amistad, comida saludable y costuras.

“La Mercerie” se transformó en las últimas horas en el primer comercio de Punta Shopping en reabrir sus puertas luego del incendio desatado en la madrugada del pasado sábado que destruyó buena parte del complejo y obligó a la clausura del mismo.
Se espera que en las próximas horas otro comercio del mismo complejo, “Tienda Viajes” comience a trabajar en el local de su competidora Jetmar a la altura de la parada 5 del bulevar Artigas de Punta del Este.
Pero continuemos con la historia a la que debe el título la presente nota: a media tarde de la víspera, la propietaria de “La Mercerie”, Mariana Torres, llamó a un cliente que el sábado anterior al incendio había dejado en su negocio una campera de cuero para colocar un botón. La sorpresa del cliente, que daba por perdida la prenda de vestir, aumentó cuando Torres comentó: “tu campera está lista”. Paso seguido le explicó: “la podés levantar en Brote, en la galería que está frente al estacionamiento”.
En realidad, la campera en cuestión nunca llegó al local de “La Mercerie” del Punta Shopping. La modista se demoró por la gran cantidad de trabajos que tenía por delante lo que impidió que la prenda quedara en el local antes del siniestro. Más allá de eso, la anécdota de la campera es algo menor frente a lo importante que subyace o sobrevuela en la historia existente detrás de la reapertura de “La Mercerie”. Una historia de solidaridad y de amistad a prueba de incendio.

Un gran gesto
Mariana Torres es amiga desde siempre de Carolina Lavagna, propietaria del local de comida sana “Brote”, ubicado en la galería que está detrás de Punta Shopping.
“Mi amiga me dijo: ‘venite para acá’. Esto me permitió comenzar a arreglar en parte todo este caos en el que estoy metida desde el sábado”, contó Torres a Correo de Punta del Este. Ese día los responsables del complejo le permitieron ingresar al local para poder retirar mercadería y otros bienes y útiles. “Saqué algunos ovillos de lana, pero no mucho más. La cosa empeoró y tuve que cerrar el local”, agregó.
Torres entiende que su local no fue afectado por el fuego, pero lo que sí es seguro es que quedó inundado por la gran cantidad de agua empleada por los bomberos para combatir el incendio en la parte superior, el primer nivel del Punta Shopping.
“Está todo cerrado. No podemos ver nada. Pero ahí apareció mi amiga y me invitó a mudarme a su local. Estoy muy agradecida con ella. Muy emocionada”, agregó.
Torres sólo tiene también palabras de agradecimiento para con los responsables de Punta Shopping. “En la pandemia no nos cobraron alquiler. Y ahora nos apoyan en todo lo que pueden”, sostuvo.
“La Mercerie” es uno de los tantos comercios frentistas al estacionamiento sur del complejo y no fue afectado por llamas que destrozaron casi el ochenta por ciento de los más de cuarenta mil metros cuadrados de superficie que tiene el lugar.
Este local se encuentra junto a una de las dos puertas de acceso al shopping y desde el año 2009 atiende al público con su servicio de mercería, arreglando y ajustando todo tipo de prendas, al mismo tiempo que vende lana en ovillo de todo tipo y color y todo lo necesario para coser, arreglar y decorar ropa.