La Pastora: okupas en casa abandonada

Un grupo de indigentes habita una casa de la zona y preocupa al vecindario, contó la concejala puntaesteña Sandra Cabrera, que reside en el barrio

La concejala del Municipio de Punta del Este, Sandra Cabrera, vecina de La Pastora, aseguró a FM Gente que existe preocupación entre los vecinos de la zona por una situación que se registra en una propiedad aparentemente abandonada que se ubica la calle Francisco Salazar entre Charrúa y Lenzina.
“Es una propiedad que está en situación de abandono, o al menos así lo parece. Entra gente todo el tiempo. Es gente en situación de calle. Entra y deja los desperdicios ahí. Revuelven los contenedores que están enfrente a la propiedad”, explicó. “Esta situación se viene dando desde hace mucho tiempo”, destacó.
Según la concejala, la casa tiene árboles y yuyos que impiden ver hacia adentro. “En el porche hay muchos cartones. Se nota que duermen en la noche. Hay mucha suciedad. También se reúnen adentro. Hay un sillón de escritorio rodeado de varios asientos. También se ve gente que no está en situación de calle, que están bien vestidos, que bajan de autos, sobre todo los fines de semanas”, narró. “Suponemos que algo ilícito está sucediendo ahí”, añadió.

Faenas y aromas
Cabrera explicó que el movimiento en el lugar es cosa de “todos los días y todas las noches. Hay personas que esperan, de tardecita, con un acolchado, afuera. Hace poco carnearon un animal, porque dejaron el cuero y las vísceras a la vista de todos. La casa está tapiada, pero en el fondo hay un corredor, que da a una piecita, por el que se puede entrar. Y eso da al fondo de unas viviendas. Una de ellas es la mía. Y hay otras señoras que vienen solas y tienen un miedo terrible. Además, hay una situación de insalubridad terrible. Se siente el olor de la materia fecal, de la mugre, de la orina”, indicó.
Esta situación se registra, además, muy cerca de la zona gastronómica de La Pastora, en un área en la que funcionan muchas casas de comercio. Cabrera dijo que después de haber hecho varias denuncias, y ante una sugerencia de la propia Policía -que ha visitado y desalojado la casa varias veces-, comenzó una recolección de firmas entre los vecinos. “En un día, un vecino ya recogió 63 firmas”, destacó.
El Municipio y la dirección de Aseo Urbano de la IDM quieren ahora conseguir el permiso del propietario o propietarios de la vivienda “para entrar a limpiar. Vamos a hacer algo más. Ya ubicamos al dueño, que tiene un número de teléfono de argentina. Voy a insistir para que al menos nos dejen entrar a limpiar. Y después veremos qué otra cosa se puede hacer, penalmente. O por lo menos que se aplique la ley de faltas para quienes usurpan. Eso lo pedimos en la carta”, señaló.

Buenas maneras
“La Policía entra de buenas maneras, les piden que desalojen, se van y después vuelven. Encontraron a uno que tenía antecedentes y fue condenado a nueve meses de cárcel. Pero hay otros que no tienen antecedentes. El tema no es sólo limpiar, hay que impedir que ingresen”, añadió la concejala.
Una ley llamada de “intrusos”, aprobada hace unos años, señala que “el que, con fines de apoderamiento o de ilícito aprovechamiento, ocupare en forma arbitraria, parcial o totalmente el inmueble ajeno, será castigado con tres meses de prisión a tres años de penitenciaría”.