“La pila bautismal de la Capilla del Cuartel de Dragones”, por Mario Scasso Burghi

Ante ella José Artigas fue padrino de bautismo de hijos de soldados blandengues

La pila bautismal es un recipiente cóncavo, generalmente de piedra, que sirve de recipiente para el agua bendita, que se vierte sobre la cabeza del individuo, durante el rito del sacramento del bautismo.
Junto al portón de acceso a la Capilla del Cuartel de Dragones, se encuentra la Pila Bautismal original de la primitiva Capilla, que era la sede de la Parroquia de San Fernando, demolida en 1801, para iniciar la edificación del edificio de la actual Catedral.
No es aventurado plantear, que siendo de la misma piedra con que se construyeron los muros del Cuartel de Dragones, haya sido labrada por los mismos maestros canteros que los edificaron. Éstos fueron traídos a Maldonado por el Ingeniero Bartolomé Howell, en 1771, quien los emplearía para erigir el Cuartel y anteriormente la Fortaleza de Santa Teresa y la restructuración del Fuerte San Miguel. Las piedras provenían de las canteras del Cerro Pelado. Alguno de los capellanes de las tropas de la guarnición de la población, que cumplían la función de oficiantes en la primitiva capilla, le deben haber solicitado a Howell, su tallado. La parroquia recién sería erigida en 1784.
Es una estructura de piedra de forma circular, de un diámetro, incluido el reborde, de un metro aproximadamente, con una altura de unos 30 cm., con su interior cóncavo pulido, con un orificio de forma cuadrada en su base. Su reborde está constituido, por un canto doble circular, decreciente, siendo más saliente el superior, muy desgastado en la actualidad. Su exterior está apenas desbastado. Está exhibida en un moderno soporte de hierro.

Esta pila fue trasladada a la capilla del cuartel, cuando se demolió la anterior. Posteriormente fue reemplazada por otra construida en mármol, adaptando un reloj solar, cuando la sede parroquial se instaló en la llamada Capilla de Aguilar (situada en el solar de la actual Seccional 1era de Policía) en 1835. Esta última se encuentra actualmente expuesta en el patio del Museo Mazzoni.
En la pila bautismal de piedra se bautizaron las primeras generaciones de fernandinos, algunos con trascendencia regional como el Brig. Gral. Hilarión de la Quintana (Campaña del Alto Perú y Chile) y el Dr. Pedro Medrano (1er. Presidente del Congreso de Tucumán), o nacional como Mateo Lázaro Cortés (integrante de la Asamblea de la Florida), o local como Manuel Mendoza Extremera (el “Niño Chasque” durante la ocupación británica), el Comandante Francisco Osorio y el Tte. Cnel. Faustino Tejera, ambos integrantes de la División Maldonado durante la Guerra de la Independencia y el Tte. Cnel. Joaquín Revillo (también miembro de la Div. Maldonado y Sec. de Guerra de la Provincia Oriental), Rafael Antonio de la Fuente (alcalde de la ciudad durante muchos años) y el Dr. Francisco Martínez, el primer médico fernandino, representante por Maldonado en el Congreso de Oriente. También ante ella José Artigas fue padrino de bautismo de hijos de soldados blandengues subalternos suyos en este cuartel.
Creo que debe tener un cartel que adecuadamente señale su importancia histórica.

Dr. Mario Scasso Burghi
Bibliografía

Breve reseña del Cuartel de Blandengues. – Florencia Fajardo Terán. 1970.
Vida y obra de los Ing. Mil. Españoles que actuaron en la Banda Oriental. – Rolando Laguarda Trías. Uruguay. Defensas y comunicaciones en el Período Hispano. Bibl. CEHOPU. 1989.