Los tres guardacostas clase Protector de la Armada Nacional atracaron ayer en el Puerto de Montevideo

Las tres embarcaciones ingresaron por primera vez a las aguas territoriales en la madrugada del pasado sábado y pasaron al través de Punta del Este en las primeras horas de la tarde del mismo día

Los tres guardacostas clase Protector de la Armada Nacional atracaron ayer domingo en el Puerto de Montevideo poniendo fin a una travesía de 7400 millas náuticas en 67 días desde que zarparon de Estados Unidos.
Las tres embarcaciones ingresaron por primera vez a las aguas territoriales en la madrugada del pasado sábado y pasaron al través de Punta del Este en las primeras horas de la tarde del mismo día.
En el puerto de Montevideo se cumplió el acto de recibimiento de los guardacostas ROU 14 “RÍO ARAPEY”, ROU 15 “RÍO DE LA PLATA” y ROU 16 “RÍO YAGUARÓN”.
Los guardacostas de la clase “Protector” fueron cedidos por los Estados Unidos de acuerdo a la carta de aceptación rubricada el 15 de diciembre del año pasado por el comandante en jefe de la Armada Nacional, almirante Jorge Wilson.
La firma de la citada carta finaliza el acuerdo de gobierno a gobierno entre los Estados Unidos y Uruguay, permitiendo que nuestro país acepte tres buques Clase Protector como parte de una subvención de la Guardia Costera de los Estados Unidos para el plan de modernización de la flota de la Armada Uruguaya.
Estos tres buques, USCG Cutters Albacore (WPB-87309), Cochito (WPD-87329) y Gannet (WPB-87334), fueron puestos en servicio entre 1999 y 2009. El costo original fue de US$ 14.361.000 dólares y el valor actual estimado es de US$ 8.685.000 dólares. Uruguay recibirá los buques como una subvención sin costo, pero, de acuerdo con la ley de los Estados Unidos, será responsable del pago de 4.986.296 dólares para su reacondicionamiento, así como de la formación del personal de la Armada uruguaya para emplearlos.

Proceso
“Comenzamos a trabajar con el Almirante Wilson y la Armada uruguaya sobre la posibilidad de donar estos buques en junio de 2020”, dijo el coronel Brian Symon, Oficial Superior de Defensa de la Embajada de Estados Unidos en Montevideo. “Nuestra Oficina de Cooperación en Defensa está orgullosa de que este proceso avance después de más de un año de estrecha coordinación entre nuestras dos Embajadas, su Ministerio de Defensa, el ESMADE y la Armada.”, agregó.
Los buques de la Clase Protector, de 87 pies (27 m), tienen un alcance de 900 NM (1.700 KM), una velocidad máxima de 25 nudos y han servido en Estados Unidos en misiones de seguridad nacional, lucha contra el contrabando de drogas, aplicación de la ley de inmigración, aplicación de la ley de pesca marítima y apoyo a la búsqueda y el rescate.
Los buques están diseñados para alojar tripulaciones de género mixto, con cinco pequeños espacios de atraque separados y un atraque máximo para 12 personas. Cada buque incluye una lancha neumática de casco rígido (RHIB) que puede ser lanzada desde la popa del buque mayor mediante un innovador sistema de lanzamiento y recuperación. Esta capacidad permite a las tripulaciones interceptar, inspeccionar y/o abordar rápidamente otros buques mientras patrullan sin detenerse. Las tres embarcaciones específicas que recibió Uruguay, ahora dadas de baja por la Guardia Costera de los Estados Unidos, tenían su puerto base en Connecticut, Virginia y Florida.