Maldonado es de los departamentos con indicadores más bajos en “hogares con inseguridad alimentaria grave”

Canelones y Montevideo, junto a los departamentos del noreste del páis, registran los peores indicadores en la materia según un informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas

El 12.1 por ciento de los hogares presentan una inseguridad alimentaria moderada o grave y el 1.4 por ciento registran inseguridad alimentaria grave.

Maldonado junto a Flores, Durazno, Florida, Lavalleja y Rocha integran un grupo de departamentos que exhiben los porcentajes más bajos de todo el país en los indicadores tanto de “hogares con inseguridad alimentaria moderada o grave” como de “hogares con inseguridad alimentaria grave”.
En el caso del primer indicador el 12.1 por ciento de los hogares de ese grupo de departamentos presentan una inseguridad alimentaria moderada o grave. En tanto, el 1.4 por ciento de los hogares de los mencionados departamentos registran una inseguridad alimentaria grave.
En el primero de los casos se registró un aumento del 1.8 por ciento respecto del mismo periodo anterior. En el segundo caso el aumento fue del 1.4 por ciento.
Los departamentos de Canelones y Montevideo registran los peores indicadores en la materia con 15.5 por ciento de los hogares con inseguridad alimentaria moderada o grave y 2,7 por ciento, el doble que Maldonado, en hogares con inseguridad alimentaria grave. Los mismos indicadores se dan en los departamentos de Artigas, Tacuarembó, Rivera, Cerro Largo y Treinta y Tres.
“Al analizar la inseguridad alimentaria según áreas geográficas a nivel de hogares, se observaron prevalencias similares entre Montevideo e Interior. Sin embargo, al desagregar los datos se registró una mayor prevalencia de inseguridad alimentaria en la región noreste (Artigas, Tacuarembó, Rivera, Cerro Largo y Treinta y Tres) y en la región compuesta por los departamentos de Montevideo y Canelones. Por el contrario, los niveles más bajos correspondieron a los departamentos del centro y sureste del país”, sostuvo un informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas.

Explicación
La seguridad alimentaria y nutricional se define como aquella situación en la que “todas las personas tienen, en todo momento, acceso físico, social y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimentarias y sus preferencias en cuanto a los alimentos a fin de llevar una vida activa y sana”1 . Por el contrario, se entiende por inseguridad alimentaria cuando una persona carece de acceso regular a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para llevar una vida activa y saludable. Esta situación puede deberse a la falta de disponibilidad de alimentos y/o a la falta de recursos para obtenerlos. En un país con suficiencia de alimentos como Uruguay, la inseguridad alimentaria se asocia con dificultades de acceso económico a los alimentos. La inseguridad alimentaria puede experimentarse en distintos grados de severidad, los cuales se asocian a diferentes niveles de dificultad de acceso a los alimentos. El primer grado, caracterizado como leve, representa preocupación por no poder acceder a suficientes alimentos o dificultades de acceso a alimentos que se consideran nutritivos. Cuando se experimenta inseguridad alimentaria moderada comienza a comprometerse la cantidad de alimentos consumidos y en la inseguridad alimentaria grave las personas se saltean comidas o pasan todo un día sin comer. La inseguridad alimentaria se asocia con diversos problemas de salud, especialmente en la infancia y la adolescencia. Las personas que viven en hogares con inseguridad alimentaria moderada o grave tienen mayor probabilidad de experimentar malnutrición, tanto por déficit como por exceso, así como enfermedades no transmisibles. La inseguridad alimentaria es multicausal y por lo tanto son necesarias diversas herramientas para estimar su prevalencia a nivel poblacional, incluyendo medidas de disponibilidad de alimentos, indicadores económicos, mediciones del estado nutricional y de salud, entre otros. Ninguna herramienta por sí sola puede medir la seguridad alimentaria y nutricional en su totalidad.