La próxima semana darán comienzo las vacaciones de invierno y diversos factores se conjugan para que las expectativas de afluencia de turistas a Punta del Este sean de inciertas a poco auspiciosas. Aunque también hay lugar para el optimismo entre los actores vinculados al sector turismo que manifestaron sus previsiones para el mes entrante.

El director de Turismo de la Intendencia, Luis Borsari, señaló que en julio el turismo interno influye fuertemente, pero que es difícil hacer un pronóstico del movimiento local de personas “por las elecciones internas de los partidos, que tienen a la gente todavía pensando en otra cosa, y por la Copa América”. Sin embargo, opinó que no va a diferir mucho de años anteriores. Respecto a los visitantes del exterior, recordó que “Argentina sigue padeciendo una fuerte crisis económica y, pese a que siempre aparecen argentinos en las peores circunstancias, no hay nada que haga pensar que será una cantidad extraordinaria”. Respecto a Brasil, dijo que en esta época la zona no está entre sus destinos preferidos. Asimismo, describió que desde el gobierno se viene trabajando en promocionar áreas complementarias al turismo de alta temporada como el turismo de compras, de reuniones, de cultura, LGBT  y deportivo. También se trabaja para promover la llegada de visitantes por motivos distintos a los recreativos, como la educación o la salud.

Mínimos alquileres

Por su parte, el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este, Javier Sena, evaluó el contexto actual como “atípico”, por la “situación complicada de la Argentina”. Dijo que “los alquileres hasta ahora han sido mínimos, por no decir nulos”, pero recordó que, el público que suele venir en julio a casas o apartamentos son sobre todo propietarios y que pocas personas alquilan en estas fechas. De cualquier modo, Sena destacó que los elevados costos internos atentan contra la venida de turistas y hacen que éstos busquen otros horizontes. Añadió que tampoco ayuda el hecho de que “gente que podría venir a vacacionar, se está yendo a ver a sus equipos a la Copa América en Brasil”. Pese a ello, permanece confiado deque “ya vendrán tiempos mejores”.

Franco Mazino, vicepresidente del Centro de Hoteles de Punta del Este, indicó que, con la irrupción de las nuevas tecnologías, no se hacen como antes las reservas con bastante antelación. Contó que hoy “la moda es mismo saliendo de viaje en el auto de tu casa, buscar en una aplicación y reservar”, por lo que habrá que esperar a ver cómo evoluciona el tránsito de personas. De cualquier modo, coincidió en que “agarramos el derrame de Argentina y Brasil”.

Mazino destacó, sin embargo, que ha habido un incremento de los turistas chilenos y en lo interno, recordó que ahora es temporada alta en las termas, lo que lleva mucho público local.

Siempre viene gente a Punta del Este”, sentenció MªLuisa Cordone, vocal de la Liga de Fomento. Considera que “en un balneario que es una belleza, aunque en invierno no sea posible disfrutar de la playa”, habrá actividades atractivas para los turistas, sean extranjeros o uruguayos. “Pienso que sí va a venir gente; no una gran cantidad, dadas las condiciones económicas de nuestros vecinos y en especial de Argentina, que es la que más nos provee de turistas”, matizó. Pero se mostró tranquila de que llegarán “quienes vengan a pasar unos días agradables y a disfrutar de los eventos que se están organizando”, como el festejo el 5 de julio del 112 aniversario de Punta del Este. Finalmente comentó que durante el fin de semana se ha notado en la península la presencia de turistas brasileros.

Contenido publicitario