El nuevo proyecto del complejo Cipriani de Punta del Este dejará de lado los tres volúmenes sobre enormes pilares presentado anteriormente, calificado como “matraca” hasta por el jefe comunal, para transformarse en tres torres, una de las cuales alcanzará los 237.85 metros, según consignó la directora general de Urbanismo, Soledad Laguarda a la emisora Fm Gente.
Esta la tercera vez que el arquitecto Rafael Viñoly modifica su proyecto desde que se conoció el primero tres años atrás y no trascendió aún ninguna imagen del mismo. Ni por parte de la comuna ni tampoco del inversor. Las tres torres se levantarán detrás del nuevo edificio del hotel San Rafael que será similar al proyecto original cuyas obras finalizaron en el año 1948.
Laguarda reconoció que hace un mes mantuvo una reunión de trabajo con Viñoly quien le explicó los alcances del nuevo proyecto y le transmitió a Laguarda que la iniciativa enfrentaba inconvenientes, que la jerarca no detalló. La nueva realidad económica global, dijo Viñoly a la funcionaria, obliga a la necesidad de “estabilizar” la propuesta por lo que era necesario confeccionar un nuevo diseño.
Laguarda sostuvo que el nuevo diseño quitó los dos enormes volúmenes previstos por encima del complejo donde se ubicarían tanto el hotel como la sala de juegos y otras unidades de servicios para atender a los clientes.
La reconstrucción del hotel San Rafael se realizará en una primera etapa y quedará de forma independiente del área residencial. La nueva propuesta mantendrá los 180 mil metros cuadrados de obra. Empero, dijo Laguarda, los mismos se distribuirán de una manera distinta a la pensada en un primer momento.
La base del proyecto, de 25 mil metros cuadrados de superficie, se definirá en tres niveles-subsuelo, planta baja y primer piso- que serán destinados a las áreas de servicio como oferta gastronómica, entretenimientos y el propio casino.

Modificación
La jerarca explicó que la principal modificación del proyecto pasa por la construcción de las tres torres para albergar la propuesta inmobiliaria de Cipriani.
Las tres torres, agregó, se levantarán en la parte posterior del predio, detrás del hotel reconstruido. Una de las torres tendrá una altura de 237.85 metros, otra de 170 metros y la restante de 125 metros, respectivamente.
El nuevo diseño, explicó Laguarda, dejará la propuesta inmobiliaria independiente de la propuesta de entretenimientos y de servicios.
La nueva propuesta de Cipriani deberá, una vez que la administración reciba toda la información, ser remitida a la Junta Departamental de Maldonado. La altura obliga a que el legislativo departamental se expida votando las excepciones correspondientes por la altura por encima de los topes fijados por la Ordenanza de Construcción.