Para Socobioma “el slogan Uruguay Natural cae estrepitosamente” con la nueva reglamentación sobre caza

La organización envió una carta al presidente Lacalle Pou en la que plantea su preocupación por el nuevo decreto

La Sociedad para la Conservación de la Biodiversidad de Maldonado envió en las últimas horas una carta dirigida al presidente de la República, Luis Lacalle Pou, al ministro de Ambiente, Adrián Peña y al director nacional de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, doctor Gerardo Evia Piccioli.
En la misiva, firmada por Lourdes Casas, directora de la organización, se plantea la preocupación y la de todo el colectivo ante la nueva reglamentación de caza nocturna, decreto que consideran produce un retroceso en la normativa uruguaya. “La caza en sí misma no es un deporte ya que implica la muerte de otro ser vivo. Vulnera la seguridad pública”.
Casas pone como ejemplo al departamento de Canelones, donde se levantó la prohibición de caza a pesar de tener una alta densidad poblacional y también la habilitación de caza con perdigones “para todo el país en el entorno de escuelas rurales y centros poblados”, hasta a 1 km de distancia, “cuando es sabido que los niños de áreas rurales generalmente se desplazan a varios kilómetros para poder acceder a dichos centros de estudios poniendo en riesgo su integridad. Sumado a esto las personas que transiten en los campos por la noche, con el fin que sea, entre ellos turístico, corren riesgo de también ser interceptadas por disparos”.

Los nativos también
Además, subraya que las especies nativas quedarán expuestas “como nos consta en nuestra experiencia de años en la recuperación de fauna”, ya que “durante el acto de caza, no es viable controlar lo que hacen los perros, y en ese descontrol matan o hieren gravemente animales nativos, muchos de ellos en extinción”.
Otra de las contras expuestas por SOCOBIOMA son los perros utilizados para cazar, que cuando se pierden “son los que componen las jaurías que tanto daño causan a los animales de producción de pública notoriedad en los últimos tiempos”.
“Es real la falta de controles a los cazadores, nos genera una gran desconfianza que solo
se remitan a cazar las especies consideradas plagas”, sostiene Casas, que se pregunta ¿qué garantiza que no atentaran deliberadamente contra nuestras especies nativas?. “El Estado no cuenta con los medios para garantizar el bienestar de nuestra fauna y promueve el acto de caza colocándolas en peligro”.

De noche
La caza nocturna favorece, además, a que se encuentren con las especies nativas que en su mayoría tienen hábitos nocturnos también, sostiene la misiva.
Con esta nueva reglamentación “la visión internacional del slogan Uruguay Natural cae estrepitosamente, y aleja al turismo responsable y respetuoso de nuestras riquezas naturales, para atraer a un turismo de muerte” y pone en riesgo las inversiones de ecoturismo presentes y futuras.
Por último, se pone de manifiesto que no hay estudios científicos técnicos que prueben el impacto del jabalí o el axis en nuestros ecosistemas pero sí “hay gran evidencia de los estragos que causa la caza en nuestras especies nativas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre