Piden que este verano se controle invasión de sombrillas de edificios en las playas

 

En una exposición planteada este martes en el plenario de la Junta Departamental, la edila colorada Susana de Armas pidió a la comuna de Maldonado que antes del verano actúe previniendo situaciones que cada año generan las mismas quejas de parte de los turistas. También se refirió a la presencia de mascotas en la arena y protestó por un llamado a vendedores ambulantes siendo que ya hay varios de ellos instalados en Punta del Este.
“Hablaremos de tres temas que nos ocupan ya que estamos próximos a la temporada alta de turismo y que todos los veranos nos encontramos con las mismas quejas de los turistas que nos visitan al menos en dos de los temas”, comenzó la legisladora. “En primer lugar hablaremos del servicio de reposeras y sombrillas en las playas, un servicio que funciona desde hace ya algunos años en Punta del Este, La Barra, Manantiales, Portezuelo y José Ignacio como un extra muy apreciado por los visitantes”, dijo. Según estimó, la idea de los responsables de hoteles y edificios es ofrecer “a los propietarios e inquilinos la posibilidad de tener una silla y sombrilla esperándolos para cuando deseen bajar a la playa”.
De Armas dijo que “desde que comenzó esta particularidad, la ‘primera fila’, como le llaman quienes trabajan acomodando las sombrillas, ha sido motivo de desacuerdos tanto entre los edificios, como con los demás veraneantes. A tal punto que desde hace poco más de 10 años, la Intendencia de Maldonado impuso la obligatoriedad de obtener un permiso para poder dar ese servicio y limitó la cantidad de sombrillas que puede tener cada edificio a un total de tres sombrillones y seis reposeras”, señaló.

Derecho compartido
La edila recordó que los administradores de los edificios deben “tramitar los correspondientes permisos antes del 30 de noviembre de cada año. Las solicitudes podrán ser rechazadas por la administración municipal por razones de interés general”. Esas autorizaciones tienen “vigencia entre el 1° de diciembre y el último día del siguiente feriado de Semana de Turismo”.
“Cada edificio podrá colocar antes de las 9 horas hasta tres sombrillones y seis reposeras a una distancia no menor a diez metros de la línea de rompiente de la ola. Ambos efectos deberán ser retirados por los encargados del servicio cada vez que los usuarios se retiren de la playa”, recordó. “Los edificios que brindan este tipo de servicio tienen plazo hasta el 30 de noviembre del año próximo para identificar con el nombre del complejo a cada una de las reposeras, sombrillas u otros implementos. El reglamento prohíbe que las sombrillas y reposeras tengan impresos avisos publicitarios, salvo el nombre del edificio al que pertenecen”, explicó.
Asimismo, recordó que “los empleados de cada edificio asignado a estas tareas deberán trabajar con uniforme que permita su identificación por parte del cuerpo inspectivo” y que “el traslado de los implementos entre el edificio y la zona de playa deberá realizarse con vehículos empadronados en el departamento de Maldonado. Estos no podrán permanecer estacionados en la vía de tránsito, en un pasaje peatonal y en la zona de acceso a la playa”.
La edila destacó que “queda claro en la resolución existente y aplicada por la Dirección General de Higiene y Medio Ambiente que las sillas y sombrillas deben otorgarse en forma gratuita y “en ningún caso se podrán colocar a menos de 10 metros de la línea de la rompiente de la ola”, pero esto último no se respeta. El derecho al uso del espacio en la playa ‘no es derecho exclusivo, es derecho compartido’, así que exigimos a la Dirección General de Higiene y Medio Ambiente que haga cumplir en tiempo y forma la normativa correspondiente al uso de sillas y sombrillas por los hoteles y edificios en la playa y de esta forma evitar abusos que no corresponden”, agregó.

Tenencia irresponsable
De Armas también se refirió a la tenencia irresponsable de animales, un tema que “puntual y metódicamente” genera problemas cada año. La edila recordó que el asunto está legislado por ley 18.471, además de que existe una ordenanza municipal que señala “responsabilidades bien marcadas sobre este tema hacia los dueños de las mascotas”. “Y citamos como ejemplo que los perros tienen que circular en la vía pública llevado por su responsable, con correa, collar y bozal. Solicitamos a través de nuestras palabras que se apliquen como corresponde tanto la ordenanza municipal que se encuentra en el digesto departamental, como la ley 18.471, por las direcciones que correspondan del ejecutivo departamental”, indicó.
Por último, la legisladora señaló que le ha “llamado la atención” ver a vendedores “instalados en la Parada 1 de la Playa Mansa, en El Emir, en Los Dedos y en otros lugares debido a que aún no se han entregado los permisos para venta ambulante en las playas”. De Armas dio lectura a un aviso que aparece en la página web de la Intendencia de Maldonado, según el cual, quienes deseen realizar venta ambulante de productos deben anotarse hasta el 30 de noviembre.
“La única respuesta que nos cabe es que se hallan entregado permisos por amiguismo con el señor alcalde de Punta del Este, Andrés Jafif, o que lo están realizando en forma ilegal y quien tiene que inspeccionar y regular se ha tapado los ojos. Reclamamos para que se realicen y entreguen en forma seria y responsable los permisos dentro de los plazos que ya están estipulados y no antes, dejando de lado los favoritismos, debido a que este tipo de hechos lo único que trae son situaciones de desigualdad”, señaló.
En este caso, la edila pidió que sus palabras pasaran al alcalde de Punta del Este, al Municipio, a la Dirección General de Higiene, los Municipios del departamento, la Dirección General de Turismo y la Prefectura de Punta del Este.