Personal de la Jefatura de Policía de la Zona Operacional I investiga un hecho ocurrido el domingo en una finca de Playa Grande a la ingresaron varias personas exigiendo armas y dinero y dejando a los propietarios encerrados en una habitación. No hubo lesionados y luego se retiraron del lugar. Posteriormente, a tres cuadras, se ubicaron dos bicicletas abandonadas que fueron hurtadas la vivienda.
La emisora FM Gente informó que algunas fuentes habían indicado que en el lugar funcionaría una “boca” de venta de estupefacientes y que hace un mes aproximadamente se había realizado un allanamiento en busca de drogas y armas de fuego. Allí se detuvo a Adrián Bravo quien luego fue formalizado por disparos de arma de fuego.

Contenido publicitario