Polémicas declaraciones de ministra argentina sobre turismo

POR MARCELO GALLARDO – @emepege

El gobierno argentino, pese que su mandato finaliza el 10 de diciembre de 2023, no está en retirada. Es un gobierno en estampida cuya fecha de vencimiento es aún incierta. A esta altura de 2022 nadie sabe si el presidente Alberto Fernández terminará o no su mandato. Tal es el desconcierto que reina en el vecino país. La economía argentina viaja de forma acelerada hacia un insondable abismo.

En medio de este tembladeral económico, alimentado por versiones de todo tipo como las que circularon esta tarde, que aseguraron que el Clase A tenía lista su renuncia, nadie sabe qué puede pasar en el vecino país.

Por eso no sorprenden para nada las ya de por sí insólitas declaraciones de la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis. En una entrevista concedida al programa “A dos voces”, Batakis expresó: el derecho a viajar “colisiona” con la generación de puestos de trabajo y afirmó que “se tomarán todas las medidas para que las reservas se vuelquen a la producción”.

“El derecho a viajar colisiona con la generación de puestos de trabajo”, indicó la ministra de Economía cuando se la consultó sobre si habría más restricciones para acceder a dólares para el turismo. “El dólar es un recurso escaso y esos dólares tienen que estar a disposición de ampliar la matriz productiva”, señaló la ministra. Luego, al caer la tarde de la víspera, trascendió que su hijo se encontraba de visita en Londres. No quedó claro si los dólares empleados para solventar el viaje de su vástago provocaron que algunos trabajadores se quedaran sin trabajo.

La ministra argentina tiene como referente en la materia a un antecesor suyo: José Ver Gelbard, quien ocupó el cargo a partir de mayo de 1973 cuando asumió el tercer gobierno peronista encabezado por el presidente Cámpora. Gelbard fue un miembro secreto del Partido Comunista argentino y con fuertes vínculos con la entonces Unión Soviética. Su política de incentivar la demanda generó una fuerte reacción que terminó con el famoso “Rodrigazo”, impulsado por su sucesor Celestino Rodrigo quien no tuvo más remedio que sincerar la economía argentina.

Pero, las trabas argentinas al turismo no son nuevas. La locura por el dólar tampoco. En un famoso discurso de 1953, el entonces presidente Juan Perón preguntó a la muchedumbre reunida en Plaza de Mayo: “A ver, ¿alguno de ustedes vio alguna vez un dólar?”. La respuesta de la barra no se hizo esperar: “¡Noooo!”. La respuesta de Perón tampoco se hizo esperar: “entonces, ¿para qué carajo quieren dólares?”. Este discurso fue realizado tiempo después de las medidas aplicadas por Perón para evitar que los argentinos hicieran turismo en Punta del Este.

A partir de esas fechas, Argentina tiene líos con los dólares y con el turismo. En los ochenta, durante el gobierno del dictador Roberto Viola, su ministro de economía, Lorenzo Sigaut lanzó un desafío al aire a todos los argentinos: “el que apueste al dólar, pierde”. Eso ocurrió en 1980. A los dos años, Gregorio “Goyo” Álvarez adelantó que el peso uruguayo se devaluaría cuando desembarcaran los marcianos.

Luego vinieron los años de Alfonsín y la preocupación por el gasto de los argentinos en el exterior. A tal extremo, que en medio de una de las tantas crisis que golpearon al gobierno radical, el poderoso titular de la inteligencia de los Estados Unidos, John Negroponte preguntó, medio con bronca, cómo era posible que los habitantes de un país sacudido por la hiperinflación, se gastaran mil millones de dólares por año en Punta del Este.

En cierto momento de diciembre, la aduana argentina notificó a los argentinos que viajaran a Punta del Este que en todos los vidrios de sus vehículos debían estar grabados la letra y los números de las chapas matriculas. Si uno solo de los vidrios no tenía el grabado en cuestión, el auto no podía salir del territorio argentino. Luego vinieron los cortes de los puentes y las medidas tributarias. Así pasó, así pasa y así pasará.

Foto: Twitter Alberto Fernández