Prestigioso diario inglés recordó las andanzas de Saif Al Islam Gadafi en Punta del Este

The Guardian recreó en su edición del pasado 21 de julio los pasos de quien presentó como el heredero de su padre, el derrocado y posteriormente ejecutado Muammar Gadafi

El prestigioso e influyente diario inglés “The Guardian” recordó las andanzas en la noche de Punta del Este de quien pinta en un futuro próximo para liderar Libia, la potencia petrolera de África del Norte: Saif Al Islam Gadafi.
El rotativo londinense recreó en su edición del pasado 21 de julio los pasos de quien presentó como el heredero de su padre, el derrocado y posteriormente ejecutado en una alcantarilla en medio del desierto libio, Muammar Gadafi.
La nota en cuestión se remonta a la semana comprendida entre el 30 de diciembre de 2006 y el 6 de enero de 2007 cuando Sair Gadafi llegó al aeropuerto de Laguna del Sauce en su jet privado para pasar unos días de descanso y de juerga en el balneario esteño. Su avión partió desde África del Sur para, luego de varias horas de vuelo, llegar a Laguna del Sauce.
No fue una parada inesperada. No fue un aterrizaje fuera de ruta. Todo lo contrario. Sair Al Islam Gadafi llegó a la costa atlántica uruguaya para pasar una semana de movida nocturna.
“El organizador señaló que sería ‘la fiesta más increíble jamás realizada en Punta del Este’, un glamoroso centro turístico costero en Uruguay. Le ofreció a su cliente un sistema de sonido, un DJ, decoradores, fuegos artificiales y ‘modelos desnudas nadando en la alberca’. El cliente –un intermediario con estrechos vínculos con los gobernantes de Libia– descartó los fuegos artificiales”, sostuvo la nota de los periodistas Paul Caruana Galizia y Juliette Garside.y
“Al parecer, el mediador envió un giro electrónico al organizador de 34.300 dólares y le pidió que le enviaran un cordero asado entero todos los días a la villa de la fiesta entre el 30 de diciembre de 2006 y el 6 de enero de 2007. Allí se le unirían otros libios y su jefe, Saif al- Islam Gaddafi , que debía volar desde Sudáfrica”.
El organizador fue identificado como Faisal Zuwawi quien en ese momento estaba involucrado con la Federación Libia de Fútbol. Durante su presencia en Punta del Este el heredero libio se encontró con un viejo amigo: el banquero saudí Laith Pharaon. El banquero saudí construyó el edificio Quay en la rambla de circunvalación portuaria de la península. Además, tiene su mansión “Noor” en la zona rural de La Barra, una inversión de más de cien hectáreas. Pharaon, es conocido por la prensa argentina como el “Keyzer Soze” de Punta del Este. El apodo alude al personaje protagonizado por el actor Kevin Spacey en la película “Los Sospechosos de Siempre”.

Punta del Este
Correo de Punta del Este informó a comienzos del 2007 de la presencia de Sair Al Islam Gadafi en el balneario esteño.
La información revelaba la autorización brindada por el gobierno uruguayo, entonces encabezado por el hoy fallecido Tabaré Vázquez, para habilitar el ingreso de los guardaespaldas con su respectivo armamento. El mismo consistía en pistolas 9 mm, granadas de fragmentación y una subametralladora.
Sair vivió una intensa semana en el balneario cuando todavía su padre era el mandamás de Libia.
El joven Sair fue señalado como “líder global joven” por el capitalista Foro Económico Mundial y estudiaba por entonces en la prestigiosa London School of Economics al tiempo que negociaba con las autoridades de Estados Unidos e Inglaterra una solución al atentado contra el vuelo de PanAm que estalló cuando sobrevolaba la localidad escocesa de Lockerbie. El resultado de esta negociación fue exitoso: los responsables fueron entregados por Libia y la dictadura de Gadafi pagó más de mil millones de dólares a los familiares de las víctimas. Esto le hizo ganar puntos a Sair. Empero, algunos años después estalló la denominada “Primavera Árabe”, que fue reprimida por el dictador Gadafi. Poco después, Gadafi fue atrapado y ejecutado en el mismo lugar. Saif también fue arrestado y también condenado a muerte. Con el correr del tiempo recuperó su libertad y ahora reconstruye su vida. A tal extremo que el prestigioso The Guardián lo pinta como futuro líder libio.