Psoriasis: subtratamiento de la patología y su abordaje en Uruguay

El presidente de la Asociación Psoriasis Uruguay (APSUR), Gustavo Di Genio, manifestó que “se ha detectado una subatención de la enfermedad”, especialmente en el interior del país

La psoriasis es una enfermedad crónica de la piel que evoluciona de forma intermitente, presenta numerosos desencadenantes como el estrés y afecta significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Aunque la causa exacta no se conoce, se sabe que es una dolencia inmunomediada, es decir, el sistema inmune la genera. Otros factores que inciden son las infecciones y ciertos medicamentos. De todas las formas clínicas determinadas, la más frecuente es la psoriasis en placa, que se manifiesta con manchas rojas y escamas en cuero cabelludo, codos, rodillas, glúteos, ombligo y orejas, cuyo desarrollo ocurre durante la adolescencia. En general, durante el invierno suelen empeorar los síntomas, mientras que en verano tienden a mejorar; sin embargo, esto depende de cada paciente.

Manifestaciones y comorbilidades
La enfermedad puede manifestarse de diferentes maneras, aunque la más común es en forma de placas escamosas de piel enrojecida y gruesa, con capacidad de atacar otros órganos. A modo de ejemplo, un tercio de los pacientes podría presentar artritis psoriásica, lo que hace fundamental el diagnóstico temprano para prevenir el daño articular.
Por otra parte, es preciso mencionar que la psoriasis no solo impacta en la superficie cutánea, pues la inflamación puede generar comorbilidades como hipertensión, diabetes, obesidad, ansiedad o depresión. Al mismo tiempo, existe un subtratamiento en personas con psoriasis severa, quienes utilizan cremas que no surten el efecto deseado, por lo tanto, sus estados requieren medicamentos orales o inyectables. Un tratamiento adecuado puede cambiar significativamente la vida del paciente.
En este contexto, el presidente de la Asociación Psoriasis Uruguay (APSUR), Gustavo Di Genio, manifestó que “se ha detectado una subatención de la enfermedad, especialmente en el interior del país, que debemos atacar en forma urgente para mejorar. Necesitamos más especialistas, con un mejor y más rápido acceso a ellos, porque existen tratamientos disponibles en nuestro sistema que mejorarán la calidad de vida de los pacientes”.

Acceso a tratamientos
La psoriasis no se resuelve en una consulta normal con el médico dermatólogo, sino que requiere el análisis y la intervención de otros especialistas —por las comorbilidades antedichas—, lo que presenta obstáculos adicionales en términos de tiempos de atención. En el interior del país la situación es más compleja debido a la escasez de especialistas, lo que provoca demoras en controles y abordaje.
El Dr. Diego López, dermatólogo y docente asistente de la Cátedra de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República (Hospital de Clínicas), subraya la importancia de la consulta. Además, brinda esperanza a los pacientes: “si un medicamento no funciona, se prueba otro hasta encontrar uno efectivo”.
Al mismo tiempo, López entiende que “si bien contar con solo un medicamento en el Fondo Nacional de Recursos no es suficiente, es un gran avance en comparación a la situación de hace 10 años, cuando no se tenía ningún tratamiento disponible. Si el paciente no responde a este fármaco, se puede recurrir a un juicio para obtener otro”.

Asociación Psoriasis Uruguay (APSUR)
Formada en 2012, APSUR es la organización que ayuda a mejorar la calidad de vida de pacientes y familiares. Su trabajo se sustenta en tres pilares: educación, información y promoción, aspectos con los que busca llamar la atención y la comprensión de la comunidad. Al mismo tiempo, pretende asegurar el acceso a tratamientos y promover las investigaciones que resulten en terapias más eficaces. En este contexto, la indicación de un fármaco depende de su disponibilidad y la situación del paciente. Para el presidente de APSUR “es importante conocer de la existencia de los tratamientos disponibles y avanzar en la incorporación de nuevas opciones terapéuticas, para ampliar el abanico de oportunidades y acceder al mejor tratamiento posible para cada paciente, según cada caso particular”. Di Genio explica que se han desarrollado importantes avances en terapias aplicables a la psoriasis, gracias al cambio de percepción sobre la dolencia. Sostiene que en la actualidad “no se considera a la psoriasis como una enfermedad exclusivamente de la piel, sino una patología sistémica, inflamatoria e inmunomediada, que afecta al sistema en general. Por eso hablamos de enfermedad psoriásica, con las consideraciones y atención que ello merece”.