Recibimos y publicamos: “Sindicatos contra la industria pesquera”

Montevideo, 23 de abril de 2024.
La Cámara de Industrias Pesqueras del Uruguay, CIPU, y la Cámara de Armadores Pesqueros del Uruguay, CAPU denuncian que los sindicatos que integran la “intergremial” de la Pesca, impidieron, por medio de un grupo de personas que se presentó en el muelle, el zarpe de un buque pesquero el pasado jueves 18, el cual se encontraba pronto para partir a faenar.
En su nota de aviso, la “intergremial” pone como excusa “las deudas que la empresa armadora tiene con tripulantes y sindicatos”. Sin embargo, la nota de la “intergremial” omite que: desde fines de 2023 hasta la fecha, la mencionada empresa ha pagado, en cuotas, 11 millones de pesos (75% de la deuda total) y la propia semana del frustrado zarpe había pagado cuotas por valor de $450,000, a pesar de que, por la crisis del sector, hace cuatro meses que sus buques no operan. Un total de 68 trabajadores han recibido pagos, y a 40 se les ha saldado completamente lo adeudado, poniendo prioridad en los de menores ingresos.
En la situación que enfrenta el Sector Pesquero, con apenas del 10% de la flota operativa desde hace cuatro meses, impedir el zarpe de un buque, alistado con gran esfuerzo y de cuyas capturas dependen más de 100 empleos directos, es un acto de irresponsabilidad y de desprecio a la masa de trabajadores y sus familias.
Condenamos estas acciones de parte de la dirigencia sindical, aunque no nos sorprenden.
En estos meses, en que las Cámaras Empresariales vienen denunciando la difícil situación que vive el sector, y la inminente pérdida de casi 3,000 fuentes de trabajo, los sindicatos de la Pesca, lejos de contribuir a aportar soluciones se han dedicado a atacar a las empresas, con sus habituales falsedades.
En línea con su actitud destructiva, la “intergremial” ha promovido un paro para el día 29 de abril, forzando a los pocos buques que aún operan a entrar a puerto, lo que causa millonarias pérdidas.
El objetivo de la dirigencia sindical parece claro, y lo expresó en nota del 15 de abril de 2024. Para ellos, “tanto los recursos pesqueros como los permisos de pesca deberían estar en manos del Estado y no de privados”.
Evidentemente, para alcanzar esta meta, a la “intergremial” no le importa que en el camino 3,000 personas pierdan su trabajo.
Condenamos enérgicamente el destructivo y deliberado accionar de los sindicatos y la persistente inacción de las autoridades, que no solo habilita los excesos sindicales, sino que contempla, sin inmutarse, la desaparición de una industria completa.