Recibimos y publicamos: “Una polémica subasta conflictúa Punta del Este”

Ancap versus 524 familias, el Museo de Autos Clásicos y la Comisión de Patrimonio

El anunciado remate del padrón de la cerrada Estación Ancap ubicada en Gorlero y la calle 30 frente al edificio Santos Dumont sacudió la pereza estival de Punta del Este, originándose un conflicto de intereses no previsto en estas épocas.
En efecto,más de medio millar de familias titulares de 524 apartamentos de los edificios Michelángelo, Torre del Sol y Santos Dumont y las decenas de propietarios de los autos antiguos depositados en el Museo de Autos Clásicos así como el Director del Museo se opusieron a la subasta con fundamentos de distinta índole jurídica, ambiental, urbanístico, arquitectónica y social.
Al respecto presentaron un petitorio al presidente de Ancap, Ing. Alejandro Stipanicic, propietaria del padrón, oponiéndose al remate.
El remate fue suspendido, trascendiendo que de todos modos se realizaría a mediados de marzo próximo, por lo que el conflicto continuará vigente y la controversia terminará en los juzgados.
El Museo de Autos Clásicos alega que es el más importante del Uruguay en su género, y el segundo en América del Sur, no solo por su tamaño y ubicación sino por la cantidad y calidad de joyas automovilísticas que exhibe en su interior.
Es visitado anualmente por millares de uruguayos y habitantes de Maldonado así como por millares de turistas y cruceristas que llegan al puerto esteño. El Museo se ha convertido en un clásico de visitantes extranjeros y figura en todos los tours de los imponentes navíos que atracan en Punta del Este.
Por su parte las 524 familias propietarias de los apartamentos del Santos Dumont, Torre del Sol y Michelángelo, a los que se pueden adherir otros edificios ubicados en el corazón de la Península, alegan que adquirieron sus bienes de buena fe, partiendo de la base de que su servidumbre visual y de asolamientono serían afectadas ya que no existía ningún terreno disponible en esa zona con excepción de la Estación Ancap que fue declarada “Edificio histórico” en el año 2000 y por ende no afectaría la visión, ni disminuiría el valor venal de 524 apartamentos adquiridos. La propiedad estatal de ese padrón y su declaración de patrimonio nacional fueron -según afirmaron- garantía harto suficientes como para desechar ese peligro latente.
El problema no se produce por la decisión de subastar ese padrón por parte de Ancap, sino por una disposición de la Junta Departamental del año 2015que en forma excepcional eleva a 26 metros de altura (edificios de 9 pisos más galibo) el permiso para las edificaciones que se lleven a cabo en las manzanas adyacentes a la calle principal de la Península, la calle Gorlero, sin contar con la anuencia de la Comisión de Patrimonio.
Por lo que el ganador de la subasta podría construir un edificio de 26 metros de altura afectando a varios edificios de la zona ubicada en el corazón de la Península y eliminando el Museo de Autos Clásicos.
Los firmantes del petitorio, que aun no han presentado recursos de amparo u otras medidas legales, sostienen que la excepción aprobada por la Junta Departamental establece que la condición para poder edificar 26 metros de altura es que no exista conflicto con el entorno.
En efecto, el texto aprobado dice que “por tratarse de un terreno con características particulares es obligatorio el trámite en consulta previa, en el que las oficinas técnicas deberán verificar que la obra propuesta no afecta al edificio histórico de la estación y que desde el punto de vista urbano se integra sin conflicto al entorno”.
Los peticionantes declaran que el conflicto ya está instalado y por lo tanto no es posible violentar la norma ordinaria que impide una construcción superior a los cuatro pisos.
Agregan además que el padrón a subastar fue declarado de carácter histórico porque era un solo padrón que contenía a la Estación Ancap, así como el sector de cocheras y el resto de edificaciones donde hoy se encuentra el Museo. Para poder subastarlo, Ancap dividió el padrón en dos, en uno dejó la Estación Ancap, patrimonio nacional y en el otro dejó al Museo y otras instalaciones. La división en dos del padrón único se llevó a cabo en 2017 sin contar tampoco con la aprobación o la opinión siquiera de la Comisión de Patrimonio, tratándose de un predio que 17 años antes fue delarado patrimonio nacional. En la división del padrón no se resolvió eliminar la declaración de patrimonio nacional que tenía el padrón único, por lo que será también motivo de confrontación judicial declarar que lo sigue siendo o cesó la declaración de patrimonio nacional en el nuevo padrón.
Otros interlocutores en el tema señalan que la construcción de un edificio de 26 metros alturas al lado mismo de la estación podría llegar a afectar la construcción declarada de patrimonio nacional.
El nudo de la cuestión reside en si los potenciales interesados en adquirir ese predio para construir un edificio de 26 metros de altura, tienen información sobre todas estas oposiciones, por ahora reservadas, o las ignoran porque en la convocatoria a la subasta no han sido informadas.
El conflicto de intereses entre Ancap, los propietarios de los 524 apartamentos, el Museo de Autos Clásicos y la comisión de preservación de patrimonio, recién comienza.
El Poder Judicial tendrá la última palabra.

Grupo de vecinos