Los empresarios gastronómicos del balneario aseguran que los resultados obtenidos entre noviembre y diciembre no fueron los esperados. En algunos restaurantes de la rambla portuaria y del centro de la península se registran caídas del treinta por ciento en la cantidad de cubiertos vendidos respecto al mismo período del 2017. “En diciembre vendimos 700 cubiertos menos que en diciembre pasado”, dijo un trabajador de un restaurante de la rambla portuaria. En otros establecimientos la caìda alcanza al cincuenta por ciento.

Contenido publicitario