Revocan prisión preventiva de un hombre y una mujer acusados de de vender droga en balneario Buenos Aires

El caso se remonta al 16 de setiembre pasado, cuando los imputados se trasladaban en un vehículo llevando casi diez gramos de cocaína, y fueron detenidos por la policía

Un tribunal de apelaciones revocó la prisión preventiva de dos personas imputadas de delitos de narcotráfico y en su lugar dispuso el arresto domiciliario parcial y total para los dos involucrados.
El pasado 16 de setiembre el juez letrado de 2º turno de San Carlos, doctor Vital Rodríguez, imputó a los dos sujetos por un delito de negociación de estupefacientes de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 31º de la Ley 14.294: “El que, sin autorización legal, importare, exportare, introdujere en tránsito, distribuyere, transportare, tuviere en su poder no para su consumo, fuere depositario, almacenare, poseyere, ofreciere en venta o negociare de cualquier modo alguna de las materias primas, sustancias, precursores y otros productos químicos mencionados en el artículo 30 de la presente ley y de acuerdo con lo dispuesto en éste, será castigado con pena de dos a doce años de penitenciaría”.
En la misma audiencia, el magistrado dispuso como medida cautelar la prisión preventiva respecto de los dos imputados por el término de 60 días.

UNA VUELTA
El fallo del juez Vital Rodríguez fue apelado por la defensa porque, a su juicio, no había un solo elemento objetivo, más de que estaban circulando juntos en el vehículo de la mujer. Ésta y el imputado mantienen un vínculo sentimental por lo que no resulta extraño que el hombre condujera el vehículo de la mujer y que un viernes a la noche hayan salido un rato a dar una vuelta por el balneario Buenos Aires o por donde sea. El Ministerio Público incautó cuatro teléfonos celulares y el único al que se tuvo acceso es al del imputado y hay dos teléfonos de la mujer que quedaron en poder de la policía y se podría haber corroborado si esos celulares tienen alguna conversación relacionada a la sustancia estupefaciente, ya que los teléfonos no tienen ninguna clave así que cualquier persona puede acceder a los mismos. No existió un solo elemento objetivo por el que se pudiera imputar ese delito a la mujer.

DETENIDOS
Los hechos sobre los que se erigió la teoría del caso de la Fiscalía que dieron mérito a la formalización fueron los siguientes: Próximo a la hora 00:00 del día 16/09/2023, una patrulla policial en la cual iban los agentes María Sánchez y Gustavo Angeloz, estaba realizando una recorrida de rutina por el Balneario Buenos Aires. En ese lugar detienen a un vehículo que venía entrando por calle Pejerreyes e ingresó a la calle 49 del Balneario. En el vehículo, una vez que se hizo el control venían los imputados, S.S. y C.C., iba conduciendo el Sr. C.C. y atrás del asiento del conductor la policía encontró dos envoltorios con sustancia blanca en su interior. Esa sustancia hace unos minutos se realizó prueba de campo en fiscalía y la misma pesó un total de 09,71, gramos arrojando resultado positivo al clorhidrato de cocaína. A su vez el Sr. C.C. tenía en su poder la suma de $U 15.000 (pesos uruguayos quince mil), se incautaron cuatro celulares, se hizo relevamiento primario a los chats de uno de los celulares que le fue incautado al Sr. C.C. y hay dos conversaciones vía WhatsApp de las que surge que terceras personas lo estarían esperando allí en el momento para recibir la sustancia, en efecto con el abonado sin agendar del número 092.878.xxx a la hora 01:45, esto es una hora y cuarenta y cinco minutos después de que ellos ya habían sido detenidos, ese abonado al Sr C.C. le envía el siguiente mensaje: “brother demorás un rato más? Porque me tengo que ir en breve”. Posteriormente al minuto le escribe: “y media me estoy yendo Bro”, en otro chat con otra persona agendada como “Seba” el miércoles pasado a la hora 20:00 ésta persona le escribe al Sr C.C.: “Ñery estoy al lado de la casa del Claudio, te paso ubicación ahora, tengo todo, la balanza y acá está traqui.”.
A su vez posteriormente a la hora 01:46 después de que ya habían sido intervenidos, ésta persona agendada como “Seba” le escribe: “negro, estamos en casa con Cristian, avisame si pasas que tengo algo colocado, podés armar acá” “ ñery estamos yendo a la casa del pibe que paraste la otra vez te bancamos ahí, llevamos la balanza”.

Proceso
En la audiencia de formalización, la defensa de la mujer aseguró que no existía ningún elemento objetivo que permitiera imputar un delito de negociación de estupefacientes.
Según su abogado, la mujer tiene un vínculo con el imputado y en el día de su detención habían quedado de verse, desconocía en su totalidad la existencia de estupefacientes en el interior de su vehículo detrás del asiento del conductor. Las conversaciones a que hace referencia la Fiscalía son del celular del imputado. De los dos celulares propiedad de S.S. no surgió ninguna conversación ni mensajes que la vincule al delito imputado. El vehículo es de su propiedad, pero no ha hecho aún el traspaso de la libreta de propiedad.
Por su parte la fiscalía sostuvo que como la droga estaba en un lugar visible e iban a ese lugar donde el hombre iba a negociar estupefaciente, consideró que la mujer era coautora de dicho delito.

EL TRIBUNAL
El fallo en segunda instancia dispuso el arresto domiciliario en horario no laboral de la mujer. En el caso del hombre, el tribunal estableció su arresto domiciliario total con dispositivo electrónico o bajo el estricto control de las autoridades correspondientes.