El edil nacionalista Nelson Balladares planteó en el seno de la Junta Departamental un problema del nomenclátor y de la numeración de las viviendas. La ciudad carolina tiene un gobierno local que se ocupa de esos problemas, pero el curul pidió enviarla también a la IDM.

“En las inmediaciones del Molino Lavagna (…) cuando vamos por Avenida Rodó rumbo a calle Tamón, a ambos lados, la última calle es 17 metros, pero al llamarse 17 metros hacia el Sur y hacia el Norte, se repite la numeración de las casas ‒siendo la calle 17 metros y la misma numeración”, dijo el edil. A causa de la situación “está sucediendo que los repartidores de facturas ‒en el caso de gente nueva‒ dejan en un lado lo que debe ir en el otro. Entonces, hacemos un llamado para ver si la Comisión de Nomenclatura puede trabajar en este tema y ver si podemos asignarles nombre a esas dos calles, para que no siga ocurriendo este tipo de problemas, más allá de que la confusión también puede suceder con alguna ambulancia o con algún móvil policial, que siempre están sujetos a que se les diga: “’Calle 17 metros, ‘tal’ numeración” y vayan hacia un lado o hacia el otro’”, señaló.

“Este planteo lo enviaríamos a la Comisión de Nomenclatura, al Municipio de San Carlos y a la Intendencia Departamental, presidenta. Y vamos a pedir que todos los temas también pasen a la prensa”, concluyó.

Contenido publicitario