Sigue indagatorias por accidente aéreo ocurrido en 2015 en Laguna del Sauce

Varios familiares de víctimas del accidente aéreo que tuvo lugar en el mes de marzo del 2015 en la Laguna del Sauce estuvieron este miércoles en Maldonado junto a un abogado argentino. Acompañados del doctor Jorge Barrera, su representante uruguayo en el caso, los familiares se entrevistaron con la Fiscal de la causa, que se sustancia por el Código del Proceso penal que caducó en noviembre de 2017.
Barrera dijo a medios locales después del encuentro que se está analizando una considerable cantidad de documentación y que en adelante se tomará declaración a todos los indagados y los responsables de las empresas propietarias del avión. También serán citados los peritos que trabajaron en el asunto hace cuatro años y medio.
Al término de la reunión, Barrera la catalogó como muy positiva. También recordó que en virtud de que el caso se está sustanciado por CPP anterior, los patrocinantes de las familias de las víctimas pueden aportar elementos probatorios y participar de la investigación.

Invitados
Hace unos meses, en mayo, la Justicia de Maldonado ya había citado a varios empresarios vinculados al tema. Entre ellos se hallaban los titulares de las empresas propietarias de la aeronave -Droguerías Meta S.A., Dihemo S.A. e Inversiones Locales S.A.-; pero el día fijado para la audiencia ninguno compareció.
También debían acudir otros dos empresarios y alguien que fue citado en carácter de testigo.
Este miércoles, una de esas personas pasó a indagado y quedó citado, por lo que debía presentarse con un abogado defensor.
De acuerdo a fuentes de la investigación del caso citadas por Maldonado Noticias, el avión accidentado demoró más tiempo de lo normal en despegar. Eso permitió suponer a los investigadores que el aparato estaba sobrecargado de combustible y pasajeros. Finalmente levantó vuelo, se volcó hacia la izquierda y se precipitó al agua de la Laguna del Sauce. El ala izquierda tocó el agua, lo que probaría que el piloto trataba de virar hacia ese lado. El documento señala que en ese giro el avión perdió sustentabilidad porque iba a baja altura y escasa velocidad.
Por otra parte, el informe de la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación aseguró que la aeronave no estaba en condiciones de realizar vuelos comerciales, lo que significa que operó en forma ilegal. También se señaló que los pilotos debían contar con un entrenamiento intenso y que la aeronave debería llevar un grabador de vuelo.
La Comisión Investigadora dependiente del Ministerio de Defensa, consideró además que los pilotos no contaban con suficiente entrenamiento en ese tipo de avión. Sin embargo, el informe reconoce que ambos tenían vasta experiencia con otro tipo de aeronaves.

Aquella noche

El siniestro se produjo hacia las 20.30 del jueves 19 de marzo de 2015. Perecieron sus dos tripulantes y los pasajeros que estaban a bordo -todos argentinos menos una mujer portuguesa- que se dirigían a Buenos Aires.
En Maldonado los pasajeros habían mantenido reuniones con autoridades de la Intendencia en su calidad de dirigentes y empleados de La Rural de Buenos Aires. La empresa ya estaba vinculada a la gestión del Centro de Convenciones y Predio Ferial de El Jagüel, que estaba en plena construcción.
Los dos pilotos de la empresa de taxi aéreo Aviajet S.A., eran Luis Pivida, de 59 años, y Diego Chiaradia de 45 años. Los pasajeros, eran: Mario Barba, de 42 años; Joanna Mc Cormack, de 41 años; Alfredo Dietrich, de 51 años; Carlos De Elias, de 56 años; Marcelo Zarco, de 48 años; Horacio Peña, de 48 años; Luis Gustavo Peña, de 58 años; y Marta Pires Vieira, de 41 años (portuguesa).