“Skate Plaza” de Punta del Este quedó oficialmente inaugurada

Para Carballal, la principal fortaleza de la obra es la participación de los vecinos; también destacó la puesta en valor de la plaza Winston Churchill

La “Skate Plaza” de Punta del Este, cuyo proyecto fue donado al municipio por un grupo de técnicos y presentado al alcalde Carballal en el mes de junio del año pasado, fue finalmente inaugurada este jueves en una ceremonia colmada de público. La obra demandó una inversión de más de 340 mil dólares y formó parte de los proyectos financiados a través del Fondo de Incentivo a la Gestión Municipal de la OPP, cuya directora, María De Lima participó de la ceremonia junto al intendente Antía y el alcalde Carballal además de otras autoridades.
Para Carballal, la principal fortaleza de la obra es la participación de los vecinos, quienes desde que se tiró abajo la pista de skate de la plaza Artigas hace varios años atrás, comenzaron un largo camino que tuvo su final con la inauguración de este jueves. El alcalde destacó además la puesta en valor de la plaza Winston Churchill y la reestructuración de los estacionamientos. Éstos últimos fueron motivo de quejas por parte de comerciantes y vecinos que sostienen que el lugar no es el indicado, entre otras cosas, porque dejaría sin lugares para estacionar a la principal avenida de la península.
“El skate es un deporte olímpico, quién dice que no salga un puntaesteño que comience sus primeros pasos acá y sea un campeón olímpico”, sostuvo Carballal quien finalizó sus palabras diciendo que la concreción de este espacio era un compromiso de campaña que tenían junto al intendente Antía.

Vida y juventud
Mientras tanto, para el jefe comunal la “skate plaza” es la integración de otro espacio a la zona compuesta por el paseo de las esculturas, La Mano y la costa y completa la ecuación en la cabecera de Gorlero. Además, resaltó la importancia de hacer la pista en este lugar para que quien entre a Punta del Este lo vea repleto de vida y de jóvenes, algo que calificó de hermoso y con proyección de futuro.
Pidió que se cuide la obra y no se pinten grafitis, advirtiendo que si eso ocurre se denunciará. Esta frase levantó los comentarios de varios adeptos al deporte. Los grafitis y el skate van de la mano y será difícil que este espacio no termine luciendo como todas las pistas de skate del mundo. Alguno tiró una iniciativa por allí: armar un concurso de grafiteros para que al menos lo que se pinte sea lindo.
Otro de los que hizo uso de la palabra fue el arquitecto Federico Mirabal, integrante del equipo ad honorem que creó el proyecto. Mirabal presentó a todos los que trabajaron en él y se emocionó hasta las lágrimas en un momento de su oratoria.