Sociedad de Arquitectos reclama no demoler la vieja estructura del hotel San Rafael

Reunidos en una sesión ordinaria realizada el pasado miércoles, 13 de marzo, la Comisión Asesora de Patrimonio y la Comisión Directiva de la Sociedad de Arquitectos del Uruguay analizaron con “preocupación” el trámite que “podría converger en la demolición del Hotel San Rafael”, donde se planea una millonaria inversión del grupo Cipriani.
“El mencionado edificio data del año 1939, obra de los reconocidos arquitectos De los Campos, Puente y Tournier, y se convirtió rápidamente en un ícono del balneario (al punto que con su propia imagen, el grupo desarrollista promociona el nuevo emprendimiento)”, señaló la SAU en su página web.
Los profesionales destacaron que “el proyecto aprobado se hace por medio de excepciones a la normativa aplicable y vigente, lo que resulta inconveniente dado que este procedimiento administrativo se reitera para varias inversiones en este departamento, en contradicción con Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible (Ley 18.308) que establece mecanismos y garantías a través del desarrollo de instrumentos de ordenamiento del territorio que en este caso se carece. Entendemos que el ajuste a dicha Ley garantiza un uso democrático y transparente del suelo, un recurso vital para la sociedad toda”, indicó.

Alto a la piqueta
“Frente a esta situación, la SAU se pronuncia a favor de la conservación del edificio que, más allá de sus cuestionables valores arquitectónicos, expresa valores simbólicos y testimonia la rica historia del principal balneario de la región. Además, señalamos que la aprobación de las nuevas edificaciones se hizo con la condición de la preservación del edificio Hotel San Rafael, extremo que ahora peligra y que en definitiva haría necesaria una revisión del citado permiso”, señaló el escrito.
De esta manera, la SAU solicitó a las autoridades departamentales y nacionales “que: procedan de forma urgente a detener las demoliciones que se están llevando en el predio del citado edificio; se realice un estudio riguroso que permita preservar los valores testimoniales del Hotel San Rafael; y se ajuste todo el proyecto a las herramientas vigentes por ley que ordenan el territorio y ofrecen las máximas garantías futuras sobre esta y cualquier intervención de similares características”.
Por otra parte, en un reportaje concedido a Montevideo Portal, Fernando Pereira Figuerón, presidente de la SAU, señaló que no están claras las razones que hay detrás de la decisión de los impulsores del proyecto. Según recordó, el empresario Giussepe Cipriani dijo en diferentes entrevistas que la necesidad de demolerlo se debía a que que la estructura había sufrido el paso del tiempo. Los arquetctos nacinlaes no creen esta versión.
“No conocemos ningún tipo de estudios que haya presentado él al respecto como para sustentar ese dicho. Nos consta, a través del Instituto de Historia de la Facultad de Arquitectura, y estudios privados, que la estructura está bien y no corre ningún tipo de riesgo de nada”, destacó Pereira.