El propietario de un bar en La Barra, que tuvo que ser desalojado y que hizo caso omiso de las notificaciones de las autoridades, fue reportado a fiscalía tras actuaciones cumplidas en la noche pasada. Asimismo, se desactivó un evento que se realizaba en una chacra.
En el marco de los controles nocturnos que controlan el cumplimiento de las medidas sanitarias aún vigentes, la Dirección General de Gestión Ambiental de la IDM, con soporte de la policía, intervino este fin de semana en una chacra en la que se realizaba un evento y se notificó al propietario para que lo suspendiera en forma inmediata.
CECOED había detectado que en ese lugar podría llevarse a cabo dicha fiesta y mediante cruzamiento de información concurrió a la zona, desactivando la misma pocos minutos después de haber comenzado.
Por otra parte, también este sábado, un bar ubicado en Ruta 10 y López fue objeto de una intervención por no acatar las medidas sanitarias, intimado a cerrar sus puertas y desalojando a quienes permanecían dentro.
El lugar había sido observado en otras dos oportunidades, haciendo caso omiso por lo que el caso fue elevado a fiscalía.