Trabajan a contra reloj para evitar que el puente afectado colapse; el martes bajó 15 centímetros

Las autoridades piden que la meteorología les dé una mano, pero el escenario para las próximas horas viene complicado

La problemática generada en el segundo puente sobre el arroyo Maldonado se transforma con el correr de las horas en un agudo dolor de cabeza para la Intendencia de Maldonado.
Por estas horas el principal desafío para las autoridades es evitar que el puente inaugurado el 30 de diciembre de 1999 colapse por los daños que presenta su estructura. Los trabajos que se cumplen a contrarreloj no constituyen una reparación. Se trabaja para colocar dos enormes vigas de acero que hagan que la construcción se asiente y no siga cayendo hacia el arroyo.
El segundo desafío pasa por encontrar la mejor manera de reparar el puente, un trabajo que deberá llevarse adelante el año próximo, siempre y cuando la estructura no colapse, lo que puede ocurrir en cualquier momento.
El tercer desafío pasa por encontrar una respuesta a las complicaciones que presenta el tránsito entre ambas márgenes del arroyo Maldonado. Complicaciones que se agravaron por la clausura del segundo puente, a tal extremo que ni siquiera los encargados de la obra pueden subir a la estructura.
El cuarto desafío es salvaguardar un activo del patrimonio vial del departamento que en su momento costó cuatro millones de dólares aportados en partes casi iguales entre el ministerio de Transporte y Obras Públicas y la Intendencia de Maldonado. El costo fue de 4:500.000 dólares, unos 8:000.000 dólares de la misma moneda, suma ajustada por inflación de acuerdo al calculador del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos.
El último puente reconstruido en el departamento fue el “Fernando Pérez Veiga” con un costo superior al 1:000.000 dólares. El puente diseñado por el arquitecto Rafael Viñoly a pedido del financista argentino Eduardo Costantini en Laguna Garzón costó más de 10:000.000 dólares. Por eso el quinto desafío pasa por contar primero con el dinero necesario para poder reparar de urgencia la estructura y luego, llegado el caso, construir un nuevo puente.

Cáceres
El exministro de Transporte y Obras Públicas y actual asesor de la Intendencia en esta emergencia, el ingeniero Lucio Cáceres confirmó, en declaraciones a Fm Gente, que la estructura del puente sigue cediendo. El martes bajó 15 centímetros y el miércoles 8 milímetros. Cáceres sostuvo que solo un milagro evitó hasta el momento que la estructura haya colapsado y que existen “menos expectativas” de salvar al puente.
El exministro recordó que el proyecto y la dirección de obra corrió por cuenta del hoy fallecido ingeniero Eduardo Ponce, un experto en la materia tanto en el plano nacional como internacional.
Si bien el puente es casi idéntico al original, construido en 1963 por Leonel Viera, en este caso fueron empleados otros materiales y otros procedimientos. Tampoco los cálculos que efectuó Ponce fueron los mismos que los empleados por Viera Britos cuando construyó el primer puente a comienzos de los años sesenta.

Meteorología
Las autoridades piden que la meteorología les dé una mano. Pero el escenario para las próximas horas viene complicado. Ya a partir de la mañana de este jueves Inumet anuncia la llegada de fuertes vientos del NW al sector S con rachas de 50-70 kilómetros por hora en zonas costeras. Y para la tarde se prevé una rápida rotación al SW y S al SE con rachas de 50-60 kilómetros por hora. Ese viento, conocido como “Pampero”, sopla desde el sudoeste enviando toda la fuerza del mar hacia la desembocadura del arroyo en el océano Atlántico. Ahí, dijo hoy un jerarca, no hay mucho por hacer.

1 COMENTARIO

  1. ¿Autoridades piden que Meteorología les de una mano? ¿Estan tomandole el pelo a la gente? ¿Que quieren, que los empleados de Meteorología vayan a sostener el puente? Son patéticos.
    El puente nuevo no es construido de la misam forma que el viejo; estructuralmente es diferente y le erraron fiero en el armado. Las riostras de afirmado a tierra cedieron o se rompieron.
    Lucio Cáceres quería el puente ya y dijo en su momento que había que acelerara los trabajos para tenerlo listo en temporada (1999); incluso dijo que si no había tiempo para poner la plancha de hormigón que pusieran pasto y que así iba a ser el primer puente ecológico. Chistosito el hombre, a ver si ahora sale con otra gracia. Una causa de este deterioro acelerado es muy posible que sea porque, con esos apuros no se permitió un buen fraguado del hormigón y se abrió al tránsito , eso provocarái microgrietas en el hormigón sin fraguar y el agua se filtró a los cables de acero, oxidándolos hasta su rotura. Muy bueno lo suyo don Cáceres.
    Y no se molesten más, el puente no funciona más y se cae en cualquier momento.

Comments are closed.