Tribunal de apelaciones revocó arresto domiciliario de un violento sujeto y ordenó su reclusión en Las Rosas

“La medida cautelar de prisión preventiva es la única capaz de conculcar los riesgos procesales” ya que el dispositivo de monitoreo electrónico no existe en Maldonado

Un tribunal de apelaciones revocó el arresto domiciliario de un iracundo sujeto dispuesto por una de las juezas de violencia de género, doméstica y sexual de San Carlos y en su lugar ordenó la reclusión éste en la cárcel de Las Rosas.
En su lugar el tribunal de alzada, en fallo del pasado 31 de marzo, dispuso la inmediata prisión preventiva del hombre en el establecimiento carcelario de Las Rosas.
El sujeto fue imputado de un delito de violación de domicilio, reiterados delitos de desacato agravados y reiterados delitos de violencia doméstica en calidad de autor.
El arresto domiciliario fue resuelto durante la audiencia de precepto cumplida el pasado 10 de marzo por la jueza letrado de violencia de género, doméstica y sexual de San Carlos de 2º turno, la abogada María Carolina Bird.
En el caso intervino la fiscal letrada departamental de 2º turno de San Carlos, Fiorella Marzano quien en la misma audiencia interpuso un recurso de reposición y apelación contra el fallo de Bird.
En esa audiencia de formalización la magistrada dispuso “la prisión domiciliaria del sujeto con implementación de dispositivo de rastreo o monitoreo electrónico, tipo E4, en caso de no disponerse con (sic de) éste, control aleatorio diario mediante la firma en planilla por parte de la autoridad administrativa, por el plazo de 90 días, con cese automático el día 06 de junio de 2022 a las 08:35 horas, salvo nueva disposición en contrario”.
Contra esa resolución fue interpuesto el recurso de reposición y apelación por parte de la fiscal Marzano. La titular de la acción penal sostuvo que “la medida cautelar de prisión preventiva es la única capaz de conculcar los riesgos procesales que se han acreditado, en el entendido que el dispositivo de monitoreo electrónico no existe en el departamento de Maldonado.
En el pedido, la fiscal trazó un perfil del acusado quien en una ocasión que atacó a la víctima lo hizo acompañado por dos sujetos, uno de ellos con un arma de aire comprimido.

Antecedentes
El caso se remonta al 22 de octubre del año pasado cuando la víctima radicó una denuncia contra este sujeto por los delitos de violencia física y psicológica.
En esa oportunidad, intervino el juzgado penal de 11º turno de Maldonado cuyo titular dispuso las medidas cautelares de prohibición de acercamiento y/o comunicación recíprocas, por el plazo de 180 días en un radio de 500 metros.
Empero, el pasado 6 de enero la víctima denunció el incumplimiento de las medidas cautelares y situaciones de violencia doméstica por parte del acusado. Los hechos de violencia fueron reiterados el 6 de marzo de 2022, cuando el imputado ingresó al domicilio de la víctima. En esa oportunidad, la mujer le pidió que se retire del lugar. El hombre reaccionó tomando a la mujer del cuello y rompiendo su teléfono celular. La mujer fue revisada por un médico de ASSE quien le constató escoriaciones a nivel de ambos antebrazos, hematoma en la mano derecha y edema en cuello.
La víctima, luego de radicada la denuncia se fue a la casa de un amigo. Al rato, el acusado llegó al lugar acompañado de dos personas. A viva voz, la vuelve a amenazar y le exige que se fuera con él, a lo que accede. Al pasar un móvil policial la mujer le solicitó ayuda.
Finalmente, el día 8 de marzo del corriente año, al regresar la víctima a su domicilio en horas de la madrugada, observó que el imputado se encontraba nuevamente en el lugar, ante lo cual le pide que se retire, generándose una discusión, momento en el que es agredida, defendiéndose.

Sin tobilleras
“Para el Colegiado en este escenario puede conjeturarse fundadamente que si el prevenido no cumplió con las medidas de restricción dispuestas en su oportunidad por la Sede de Familia el efecto inhibitorio de interferencia con la víctima, aguardado como resultado de la aplicación similares medidas en el ámbito penal, tampoco se logrará, máxime que de acuerdo a lo informado, no se cuenta con el dispositivo E4, lo que genera que el control permanente del cumplimento de la prisión domiciliaria no sea posible”, sostuvo el tribunal de apelaciones.
“Por manera que se torna necesaria la imposición de la medida cautelar de prisión preventiva dirigida a lograr los fines legítimos y razonablemente relacionados con el proceso, lo que así se dispondrá en el grado. En efecto se señala por Fiscalía que la Sra. CC no se visualiza como víctima y tiene muy naturalizada su situación de violencia, todo lo cual “ha sido percibido por los técnicos que están trabajando en ella”, enfatizó el fallo en alzada.
“Además existe la sospecha grave y fundada de que AA puede entorpecer la investigación al inducir a la víctima y testigos a que declaren falsamente o se comporten de manera desleal o reticente. A diferencia de lo expuesto por la distinguida Defensa Pública no se está frente a una presunción, sino que la Representación del Ministerio Público invocó riesgos concretos “inminentes y latentes” que se reflejan en los continuos y cercanos -en el tiempo- incumplimientos del imputado, con las consecuencias reseñadas”, agregó.
“Revócase la Resolución No. 5/2022 de 10 de marzo de 2022 en cuanto dispuso como medidas cautelares la prisión domiciliaria de AA con implementación de dispositivo de rastreo o monitoreo electrónico, tipo E4, en caso de no disponerse de éste, control aleatorio diario mediante la firma en planilla por parte de la autoridad administrativa, por el plazo de 90 días, con cese automático el día 06 de junio de 2022 a las 08:35 horas, salvo nueva disposición en contrario y en su mérito se dispone en esta instancia la prisión preventiva de AA por un término de noventa días, estableciéndose su vencimiento para el día 06 de junio de 2022 a las 08:35 horas”, finaliza el fallo en alzada.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre