Rita Hartig, una sexagenaria que vive sola en su campo de Ruta 12, estuvo casi 24 horas maniatada en su casa luego de que cuatro individuos la sorprendieran el lunes por la noche, la amenazaran con armas y le exigieran la entregara de dinero. Luego de robarle 10 mil pesos y un arma la dejaron atada; fue encontrada por un vecino que realiza tareas ocasionales en la propiedad.
De acuerdo a los datos a los que accedió la emisora FM Gente, el hecho se generó el lunes sobre las 8 de la noche, cuando Rita Hartig estaba cerrando los postigones de sus ventanas. En ese momento aparecieron los cuatro sujetos que la forzaron a entrar a la vivienda, la amenazaron con armas de fuego y le comenzaron a exigir que entregara dinero; de hecho, le reclamaban una suma producto de la venta de un campo y buscaban ese efectivo.
Si bien el dato que manejaban los ladrones era correcto en cuanto la venta del campo, la transacción fue realizada meses atrás y la mujer nunca tuvo el efectivo en su casa sino que el negocio fue realizado por transferencia bancaria.
Finalmente los ladrones se llevaron 10 mil pesos y un arma y antes de retirarse la dejaron atada.

Incomunicada
Sin poder comunicarse con nadie, Hartig pasó la noche y gran parte del martes maniatada. En un momento de la pasada jornada escuchó a personas que llegaron hasta su casa, pero los visitantes no la escucharon a ella por lo que se retiraron pensando que la dueña no estaba.
De acuerdo a las mismas fuentes, la señora fue encontrada cerca de las 4 de la tarde por un vecino que ocasionalmente hace trabajos en su propiedad.
Cuando el vecino la encontró tenía las manos sumamente hinchadas, sin golpes pero con evidentes signos de las largas horas de nerviosismo y angustia pasadas.
Se dio aviso a las autoridades y más tarde Hartig fue llevada hasta Minas para recibir asistencia médica; otros amigos se quedaron en su casa la noche pasada para que la mujer no permaneciera sola.

Desde Namibia a Uruguay
Rita Hartig está radicada desde hace tiempo en la zona de Zanja del Tigre; llegó a Uruguay junto a su esposo desde Namibia, buscando un lugar tranquilo adonde vivir. Una vez en el país, su marido enfermó y falleció y Hartig se quedó en el país, entre otras cosas por su gusto por el campo.
Vecinos de Pueblo Edén, Zanja del Tigre y zonas cercanas, hace tiempo reclaman a las autoridades la colocación de algunas cámaras de video vigilancia. Luego de que hace 15 días se firmara el convenio de ampliación del sistema público de seguridad, renovaron esperanzas de que algunas de esas nuevas cámaras puedan instalarse en su zona.

Fuente: FM Gente

Foto: archivo