El director de Turismo de la comuna, Luis Borsari aseguró que a los magros resultados de la actual temporada, tan afectada por los económicos de la Argentina, se sumó la circunstancia de que el Uruguay se convirtió “en el malla oro” de los países más caros del planeta. También consideró que la presión impositiva sobre el sector privado “es de locos”.
Resumiendo la escasa actividad de las últimas semanas, Borsari estimó que después del feriado de Carnaval, que este año se celebra el 4 y el 5 de marzo, “se cerrará la cortina” de una zafra turística que catalogó de “atípica”. Esto se produce “después de dos buenos veranos, especialmente en último, en el que estábamos muy convenientes para los argentinos, que son los principales clientes del turismo uruguayo y marcan si una temporada es buena, muy buena, regular o mala”.
Borsari recordó que “en abril o mayo, explotó una bomba económico-financiera en Argentina y se tuvieron que apretar el cinturón como nunca lo habían hecho. Por suerte no pasó en noviembre, porque hubiera sido mucho peor todavía. Eso permitió que los zapallos, de a poquito, se fueran acomodando en los cajones”, indicó.
“Encima de eso, nosotros pasamos de ser el segundo país más caro del mundo el año pasado, después de Argentina, a ser hoy el ‘malla oro’, el más caro del planeta. Vayamos donde vayamos, los uruguayos volvemos y decimos: ‘qué barato esto, o lo otro’. París, Nueva York, Roma, Madrid… Y yo pregunto: ¿es todo barato o es que están en un precio normal, parejo, o somos nosotros los que estamos carísimos? Claro, somos nosotros los que estamos carísimos”, agregó.


“Pagamos doble”
Borsari dijo que no cree que sea “razonable” discutir las cifras sobre el ingreso de visitantes que maneja el Ministerio de Turismo, porque “el tema es cómo le ha ido a la gente, el tema es que estamos carísimos en cuanto a poder sostenernos”, señaló.
Dijo que, salvo alguna rarísima excepción, el sector privado realizó un “gran esfuerzo para mantener los precios” y dar una señal clara a los turistas, pero la carga tributaria que se enfrenta “es una cosa de locos”.
Sostuvo que si bien algún integrante del gobierno le señaló que es menor, por ejemplo, a la de Suecia, recordó que en ese país “no pagan doble la seguridad, la primaria, la secundaria, la salud. Nosotros pagamos todo doble. Pagamos por la vía pública, que no sirve para nada, porque no nos dan nada: y después, como no nos dan nada, tenemos que pagar todo por la vía privada para obtener lo que deberíamos tener por la vía pública. Entonces, ¿de qué estamos hablando? Y no cuento lo que cuesta tener luz en una casa, agua o teléfono”, comentó.

Contenido publicitario