Uruguay se posiciona a nivel internacional tras presencia de Lacalle Pou en Estados Unidos

Los mandatarios hablaron, entre otras cosas, del proyecto titulado United States – Uruguay Partnership Act, que beneficiaría a Uruguay en varios aspectos comerciales

El presidente fue invitado en la tarde del martes por su par Joe Biden a una reunión de trabajo en la Casa Blanca

El presidente Lacalle Pou culmina este miércoles 14 una visita a Estados Unidos en la que se dieron varios hechos de singular importancia para el país.
En primer lugar, el presidente fue invitado en la tarde de este martes 13 por su par Joe Biden a una reunión de trabajo en la Casa Blanca. Este encuentro se terminó de concretar en las horas previas, y por tal motivo no constaba como actividad oficial de los mandatarios. Tras tomar conocimiento del viaje del presidente Lacalle Pou a Estados Unidos, representantes del gobierno norteamericano iniciaron gestiones con la embajada de Uruguay a fin de explorar la posibilidad de concretar una reunión.
Ese intercambio se produjo durante el fin de semana y el pasado lunes, y en las últimas horas se terminó de confirmar el encuentro.
En primera instancia se había previsto una audiencia de una media hora. Sin embargo, la reunión en la sala oval de la Casa Blanca se extendió durante casi una hora y media, en un clima ameno, cordial y franco.
La ocasión sirvió para que el presidente le expresara a Biden las prioridades que el país tiene en materia comercial y, además, para hablar de otros asuntos de interés para ambas naciones y otros temas a escala global. Se abordaron temas principalmente comerciales. Los presidentes conversaron sobre la iniciativa APEP (de la cual Uruguay es parte), lanzada por la administración Biden en la Cumbre de las Américas de Los Ángeles, y cómo fortalecer ese mecanismo para canalizar más comercio e inversión hacia el Uruguay. El presidente Lacalle le transmitió a Biden la importancia a su criterio de trabajar en conjunto, en el marco de APEP, con algunas iniciativas del Congreso, como el proyecto bipartidista Americas Act, que plantean medidas de acceso a mercados e inversiones entre los países miembros.
Se conversó también sobre el inédito proyecto de ley introducido ayer en el Senado (United States-Uruguay Economic Partnership Act), que beneficiaría a Uruguay en varios aspectos comerciales, y el presidente Biden se comprometió a analizar cómo ayudar al Uruguay para mejorar el acceso de la carne bovina a los EE.UU. que está limitado por un régimen de cuotas.
Otro tema del que hablaron los jefes de estados fue sobre el liderazgo de Uruguay en materia de energías limpias y cómo EE.UU. podría colaborar con nuestro país en el marco de los incentivos de la “Inflation Reduction Act”, que actualmente están limitados a EE.UU. o países con los cuales EE.UU. tiene Tratados de Libre Comercio.
El presidente Biden manifestó su deseo de visitar el Uruguay en el futuro cercano y ambos líderes acordaron seguir en contacto para continuar fortaleciendo los vínculos entre ambos países.

Proyecto de ley
Por otra parte, el lunes senadores de los principales partidos políticos de Estados Unidos (Partido Demócrata y Republicano) presentaron al Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense un proyecto de ley bipartidario para profundizar las relaciones de los Estados Unidos con el Uruguay. El proyecto, titulado United States – Uruguay Economic Partnership Act, contiene dos pilares: uno comercial y otro de facilitación de movimiento de personas.
En materia comercial, proponen la adhesión de Uruguay al CBI, un programa de preferencias comerciales unilaterales de los Estados Unidos, hasta el momento solamente dedicado a países de la cuenca del Caribe. Si esa ley prospera, Uruguay sería el primer país fuera de esa región de beneficiarse de las preferencias comerciales que este programa otorga.
Con el ingreso del país a la CBI, prácticamente toda la oferta exportable del país a los Estados Unidos (excepto los bienes limitados por cuotas, como carne y quesos) ingresaría libre de aranceles. Esto representa una restitución y una mejora de las condiciones de acceso. Además, permtiría que productores y trabajadores vinculados a la exportación de sebo bovino, cítricos, miel, madera, vino, caviar, carne de cordero, lanas y cueros, entre otros, se beneficiarían de la eliminación de los aranceles a la importación en los Estados Unidos.