Vecinos de Laguna Escondida denuncian que continúan las obras en humedales linderos al espejo de agua

Los denunciantes explicaron que “se trazó sobre los humedales un camino, se colocaron piedras en el mismo, se hizo un tajamar dentro, y se generó un canal”

“Sin perjuicio de todas las denuncias formalmente hechas, y las normativas vigentes que amparan la protección del territorio, las obras sobre los humedales aún continúan”, lamentaron

Tal como informó Correo de Punta del Este hace unas semanas atrás, vecinos de la Laguna Escondida vienen denunciando y reclamando la intervención de las autoridades competentes en diversos ámbitos (Ministerio de Ambiente, Intendencia de Maldonado, e incluso laFiscalía de San Carlos) sin lograr aun repuesta efectiva de las autoridades.
Los vecinos entienden que están sucediendo “hechos contrarios a la normativa ambiental vigente, y que muy especialmente pueden estar poniendo en riesgo la calidad de las aguas de la Laguna Escondida”, cuerpo de agua que abastece de agua potable a las poblaciones vecinas.
La situación en concreto es que se están realizando obras e intervenciones sobre los humedales linderos, ubicados aproximadamente al noroeste de la Laguna Escondida, zona perteneciente al Municipio de Garzón.
Los vecinos explicaron que “se trazó sobre los humedales un camino, se colocaron piedras en el mismo, se hizo un tajamar dentro, y se generó un canal”.

En riesgo
Las intervenciones pueden poner en riesgo los atributos de los humedales, la biodiversidad existente en el territorio, y muy especialmente la propia calidad del agua de la Laguna Escondida, agravado todo con la pública y notoria situación extrema que está padeciendo el Uruguay en estos momentos con la sequía, razón por demás suficiente y válida para no generar ningún tipo de alteración en los ecosistemas y cuencas hídricas, como ser los humedales que los sostienen, dijeron.
“Sin perjuicio de todas las denuncias formalmente hechas, y las normativas vigentes que amparan la protección del territorio, las obras sobre los humedales aún continúan. Sabiéndose que de no obrarse con urgencia podría tal vez generarse una situación cada vez más difícil de revertir, o incluso pueda suceder que se pueda alterar significativamente la calidad de las aguas que abastecen de agua potable a José Ignacio y sus alrededores”, lamentaron los vecinos.