Ayer apareció una ballena muerta en Piriápolis, también una tortuga de más de 150 kilos

Es un ejemplar de Yubarta o “ballena jorobada” que viaja entre el polo y las aguas subtropicales todos los años; pudo haber ingerido plásticos pero se ignora la causa de su muerte

Después de la preocupante aparición masiva de pingüinos, lobos marinos y aves muertas que fueron hallados a lo largo de la costa del departamento, sobre todo en playas de José Ignacio, este martes fue encontrada una ballena de alrededor unos ocho metros de largo en las cercanías del balneario de Playa Verde. Tampoco se conoce aún el motivo de su muerte, mientras el asunto su vuelve un tanto inquietante.

Una vez más se hizo presente en el lugar el conservacionista Richard Tesore, principal de la organización SOS Rescate Fauna Marina, que funciona en la zona oeste. Esta vez, señaló a FM Gente que a partir del viernes pasado “comenzaron a llegar animales, en toda la costa. Empezamos en Punta Piedras… Después, el sábado y domingo en Punta Negra, una cantidad de albatros, petreles, pingüinos, tortugas marinas, delfines y lobos marinos muertos”. 
Esto fue para Tesore “la ‘frutilla de la torta’, una tortuga de más de 150 kilos, que apareció frente a Piriápolis. Y un delfín, también”, señaló. La ballena es un ejemplar todavía joven de la “yubarta”. “Es un macho y no sabemos la causa de su muerte”, señaló.

El ambientalista afirmó que algunos animales fallecen por problemas generados por la ingestión de residuos plásticos. Según los estudios, también hay toneladas de “microplásticos” vertidos al mar.

Entre los animales muertos “hay otros con tanzas y redes de pesca. Hay otros sucios de petróleo. Lo que se nota, por lo menos en los que habían aparecido el fin de semana, es que no tenían la misma fecha de muerte. Probablemente las corrientes marinas los juntaron como basura y los arrojaron en lugares puntuales”, explicó. La variedad de las especies encontradas es una “señal de alerta”, agregó.

La acrobática

La ballena yubarta o gubarte (Megaptera novaeangliae), también llamada ballena jorobada, es uno de los rorcuales más grandes. Llegada a la edad adulta, la especie alcanza una longitud de entre 12 y 16 metros y llega a pesar 36 toneladas. Posee una forma corporal particular, con aletas pectorales largas y una cabeza nudosa. Su boca parece dibujar una sonrisa. Se trata de un animal “acrobático” que suele impulsarse sobre la superficie del agua para luego caer golpeándola. “Los machos emiten un canto complejo, el cual dura de diez a veinte minutos y se repite por horas cada vez. El propósito del canto no es claro. Sin embargo, parece desempeñar una función en el apareamiento”, afirma wikipedia.

Las yubartas migran miles de kilómetros cada año y se alimentan solamente durante el verano en las regiones polares. Allí ingieren krill y peces sobre todo que capturan con un amplio repertorio de métodos, incluyendo la notable técnica de la “red de burbujas”.

Luego se van a aguas tropicales y subtropicales para reproducirse y parir las crías durante el invierno polar. En esa época subsisten gracias a su reserva de grasa. El ejemplar hallado en Playa Verde estaba obviamente en tránsito hacia el norte.

Foto: @ian_ruiz_ok