Cuatro formalizados y dos condenados por copamiento en “La Maison”; aún resta identificar a otro participante

Cuatro fueron formalizados el viernes y dos el sábado

Si bien quedan varios aspectos del caso a investigar, y hay un participante que aun no fue identificado, la fiscalía de 4º turno de Maldonado logró llevar ante la justicia a seis hombres vinculados al copamiento ocurrido días atrás en una mansión de la avenida San Pablo. Cuatro fueron formalizados el viernes y dos el sábado. Todos deberán cumplir 180 días de prisión preventiva mientras avanza el caso. Ninguno tenía antecedentes penales y al momento se desconoce el motivo que los impulsó a concretar el golpe. Se presume que se trató de una “entrega” ya que uno de los participantes era guardia de seguridad de la casa y que pretendían vender las armas que robaron.
Próximo a las tres de la tarde de este viernes, Emiliano Fernández García da Rosa (28), Diego Nicolás Rossano Corbo (42), Henry Matías Madrid Bay (23) y Maximiliano da Cruz Martínez (29), fueron llevados ante el juez Sebastián Amor. Ninguno es poseedor de antecedentes penales previos, según declararon, y los cuatro dijeron tener trabajo.
Sin embargo, y por motivos que aún se investigan, fueron quienes llegaron hasta la residencia “La Maison” próximo a la una de la mañana del miércoles 22 y concretaron lo que el fiscal Dr. Ignacio Montedeocar definió, durante la audiencia, como un violento copamiento.
De acuerdo con el relato de los hechos presentado por la Dra. María Fernanda Manganello, adscripta de la fiscalía, ese día Fernández, Rossano y Madrid se trasladaron en un VW Gol, propiedad de Rossano, hasta la mansión. Madrid trabajaba allí como guardia de seguridad y por eso llevaba una especie de máscara y unos lentes amarillos para no ser reconocido por los guardias que a esa hora trabajaban en el lugar.

El golpe
Emiliano Fernández permaneció en el auto y Madrid y Rossano, junto a un hombre que aún no ha sido identificado, se aproximaron al portón de rejas, armados, y en primera instancia amenazaron y encañonaron al guardia para que les franqueara la entrada. Una vez en la propiedad, maniataron con precintos al trabajador y comenzaron a preguntarle quiénes más estaban en la casa, dónde se encontraba el otro guardia y como no conseguían respuestas le aplicaron un culatazo en la cabeza.
Madrid, Rossano y el otro participante ingresaron en la casa llevando al guardia atado y bajo amenaza con el arma; pidieron ser llevados al lugar donde se encontraba el otro guardia -un dormitorio- y exigieron que les entregaran las llaves de una camioneta Chevrolet Tracker, propiedad de los dueños.
Además, decidieron ir por el padre del dueño de la casa, un hombre de 86 años que descansaba en su habitación y no se había percatado de lo que sucedía. Una vez que el octogenario fue despertado, lo ataron de pies y manos con precintos.
Luego exigieron ir al escritorio y hacia allí marcharon con el segundo guardia encañonado. En esa estancia se encontraba la caja fuerte y las armas. De acuerdo a listado confirmado por la policía, los ladrones sustrajeron 10 pistolas marcas Berreta, Luvo CZ, Colt, Canik, Glock, SugSauer y Bersa, 5 rifles marca Mossberg y Steyr entre otras, una escopeta marca Doruk, dos sub ametralladoras marca Sti y Uzi, un fusil marca Norico y un revólver marca Taurus. También se llevaron 1.500 municiones, un reloj Rolex y celulares.

Arsenal
Las armas no son todas de colección, como trascendió en principio, y tras su recuperación en una vivienda del balneario Buenos Aires fueron enviadas a la Dirección Nacional de Policía Científica. Los peritos confirmarán si estaban listas para ser disparadas.
Luego de hacerse con el botín, Rossano y Madrid abandonan la casa en la camioneta Tracker y Fernández se va en el VW Gol en el que habían llegado. Se dirigen hacia el complejo B9, en Maldonado, y allí se les une da Cruz Martínez. Del hombre no identificado hasta ahora, no se dieron detalles de su participación durante el copamiento ni los hechos posteriores.
Una vez en el complejo de viviendas, da Cruz y Fernández abordan la Chevrolet Tracker y Rossano y Madrid cambian a otro auto VW Gol; desde allí emprenden el camino a Rocha, pero salen por caminos separados. Unos van por La Barra y los otros por San Carlos y Ruta 9 aunque en un punto del camino se vuelven a encontrar.
En ese trayecto, ambos vehículos quedaron registrados por cámaras de seguridad, tanto de una estación de servicio en La Barra como de un supermercado de San Carlos así como las del sistema de videovigilancia público. De hecho, la Dra. Manganello mencionó varias veces que los registros y su posterior análisis hicieron posible identificar los vehículos, dar con sus propietarios y proceder a las detenciones, como el caso de Rossano que fue intervenido durante un allanamiento en su casa del barrio Perlita y se incautó su auto VW.
Ya en Rocha, en la zona de El Canelón, incendiaron la camioneta Tracker y todos regresaron a Maldonado a bordo del VW. El botín de armas robadas se lo entregaron a un amigo, Christian Farías, a quien Emiliano Fernández pidió que se lo guardase; luego que el caso tomó alto perfil público y se iniciaron las acciones policiales, Farías se asustó y se lo entregó a otro conocido, Martín Burgueño.
En la casa de éste, en el balneario Buenos Aires, fue que se recuperaron las armas robadas. También la policía recuperó, en el domicilio Emiliano Fernández, el reloj Rolex sustraído de La Maison. La fiscalía reunió evidencias, testimonios, imágenes de las cámaras privadas y públicas y de esa forma logró armar el caso para presentar ante la justicia.

De a uno
El primer detenido, en la tarde del miércoles 23, fue Rossano, que, como se informó, era propietario del VW en el que llegaron hasta la casa de Avda. San Pablo. Luego de identificar al vehículo, su dueño y establecer el domicilio en calle Bahia Blanca, se allanó la vivienda y se incautó el auto. Entre los detalles narrados en la audiencia, se explicó que Rossano había quitado las chapas matrícula de su auto y luego se las volvió a colocar. También le cambió unos faros verdes, bastante llamativos, por unos neutros tras el copamiento.
Luego se llegó a involucrar a Madrid, el empleado que habría “entregado” el robo y que conocía detalles como que el dueño de “La Maison” había mandado desinstalar el sistema de cámaras de seguridad de la casa hace un mes. Tras la detención de Rossano, Madrid se presentó el jueves 23 ante la policía y quedó detenido a disposición de fiscalía.
En la tarde de ese mismo jueves, personal del PADO de Zona II interviene un vehículo en la rotonda de Avenida Pedragosa Sierra y Aparicio Saravia y allí detienen a Emiliano Fernández. Finalmente, el análisis de las cámaras y las averiguaciones realizadas por los investigadores, se solicitó a la justicia orden de allanamiento para una casa del Barrio San Francisco donde fue detenido Maximiliano da Cruz Martínez.

Las formalizaciones
Los hechos relatados llevaron a que Montedeocar y Manganello pidieran al magistrado -y éste aceptó- la formalización de los cuatro por diferentes delitos.
Diego Nicolás Rossano Corbo y Henry Matías Madrid Bay fueron formalizados por la presunta comisión de un delito de copamiento y un delito de porte y tenencia de armas de fuego en lugares públicos, en régimen de reiteración real entre sí y en calidad de autores.
Emiliano Fernández García da Rosa fue formalizado por la presunta comisión de un delito de copamiento en calidad de coautor y Maximiliano da Cruz Martínez fue formalizado por la presunta comisión de un delito de encubrimiento.
Para los cuatro la fiscalía pidió una medida cautelar de prisión preventiva por 180 días. La solicitud fue discutida por las defensas, pero el juez Amor la aceptó. Las defensas de Rossano y de da Cruz Martínez la apelaron.
En su sentencia, y dados los argumentos que esgrimió la defensa de da Cruz en relación al estado de salud del joven, la medicación que recibe y el estricto régimen alimenticio que necesita, el juez indicó que el imputado fuera visto -en un plazo máximo de 48 horas- por un médico forense que determine si está en condiciones de cumplir la preventiva en prisión o si deberá hacerlo en su domicilio en régimen de arresto total.
Pero las actuaciones del caso continuaron y los dos depositarios de las armas, Christian Farías y Martín Burgueño, sobre los que pesaba requisitoria desde el momento de la audiencia, fueron detenidos por la policía.
Este sábado ambos fueron trasladados al mismo juzgado penal, pero en sus casos, la fiscalía llegó a un acuerdo con los abogados defensores para presentar un juicio abreviado. En la audiencia, Farías y Burgueño se declararon culpables y la fiscalía pidió sus condenas como autores de un delito de tráfico interno de armas y municiones.
La pena que recayó para cada uno fue de 12 meses de prisión a cumplir bajo un régimen de libertad a prueba con condiciones: los primeros 4 meses serán de arresto domiciliario total y los 8 restantes bajo arresto domiciliario nocturno. Además, deberán cumplir con tareas comunitarias y se les impuso la prohibición de comunicación y acercamiento con los cuatro hombres que fueron formalizados este viernes.
Con las condenas de Farías y Burgueño, la fiscalía de 4º turno de Maldonado -cuya titular, la Dra. Carolina Dean se encuentra de licencia médica- logró someter a la justicia a seis de los siete participantes en el copamiento. El trabajo policial, bajo las directivas del fiscal subrogante Ignacio Montedeocar, continúa no sólo para identificar al otro participante en el copamiento, sino para aclarar varios aspectos del caso así como preparar la instancia del juicio.

PUNTA NEWS