Dos bodegas instaladas en Maldonado colocaron sus viñedos entre los cincuenta mejores del mundo

La bodega Garzón ocupó el sexto lugar entre los mejores viñedos del mundo de acuerdo a un listado dado a conocer en las últimas horas; la bodega Bouzá ocupó el treinta

La publicación no ahorró elogios con la bodega liderada por el multimillonario petrolero argentino Alejandro Bulgheroni

Dos bodegas uruguayas, una de Maldonado y la restante con parte de su infraestructura vitivinícola en el departamento, colocaron sus viñedos entre los mejores cincuenta del mundo según el relevamiento efectuado por el portal especializado worldsbestvineyards.com.
La bodega Garzón ocupó el sexto lugar entre los mejores viñedos del mundo de acuerdo al listado dado a conocer en las últimas horas.
“Ecológicamente inteligente Cerca de la ‘Riviera’ de Uruguay en Punta del Este y del moderno pueblo de pescadores de José Ignacio, la Bodega Garzón abrió sus puertas en 2016, pero ya está a la cabeza de la escena vinícola uruguaya. Bendecido con algunos de los suelos graníticos más antiguos del mundo (que datan de hace 2500 millones de años), la propiedad cubre 2200 hectáreas con una vibrante biodiversidad que incluye bosques nativos vírgenes y palmeras”, sostiene el informe elaborado por el portal de referencia.
Bajo el subtítulo “Tu visita” el portal no ahorra elogios con la bodega liderada por el multimillonario petrolero argentino Alejandro Bulgheroni: “Hay mucho para mantenerlo entretenido, desde caminatas y picnics dentro de los viñedos hasta paseos a caballo y paseos en globo aerostático. El campo de golf Garzón Tajamares no solo está salpicado de lagos idílicos (¡y desafiantes!), sino que ha sido modificado por el campeón del Masters y del US Open, Ángel Cabrera, para un juego óptimo”.
“El sustento es cortesía del chef superestrella patagónico Francis Mallmann, cuya afición por cocinar a fuego abierto agrega un elemento deliciosamente salvaje a cenar aquí. El restaurante de 120 asientos ofrece una serie de opciones de menú, todas maridadas con los vinos de autor de la finca. Para una experiencia más práctica, las clases de cocina enseñan algunas de las técnicas de Mallmann. Solo asegúrese de programar su comida con la puesta de sol sobre los viñedos”, agrega el informe.

Latitudes
Sobre sus vinos, añade: “Ya sea que haya considerado el vino uruguayo antes o no, Bodega Garzón se encuentra en la misma latitud que las mejores bodegas de Chile, Argentina, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda. Las 240 hectáreas de viñedo están divididas en más de 1.000 parcelas separadas, cada una identificada por su microclima, orientación, humedad, exposición al sol y composición del suelo específicos. Transmitir esto a través de los vinos es la principal preocupación de la bodega, donde el enólogo italiano Alberto Antonini alienta a que las características naturales de las frutas se manifiesten con un manejo cuidadoso y un uso mínimo del roble. Tannat es la uva destacada, no solo de Uruguay en general sino de Bodega Garzón en particular; el impacto moderador del Atlántico hacia el sur (especialmente sus corrientes antárticas), le otorga frescura y matices, para vinos audaces pero enseñados. Los experimentos con variedades blancas, incluida la albariño española, están resultando muy prometedores”.

Bouza
Por otra parte, la reconocida bodega, que tiene un amplio desarrollo en las cercanías de la ruta Interbalnearia y el Camino de los Arrayanes, fue ubicada en el puesto número treinta del mismo ranking.
“A un corto viaje del centro de Montevideo y refrescado por el cercano Río de la Plata, Bodega Bouza se encuentra en medio del tranquilo paisaje de Melilla. En poco más de 20 años, esta bodega familiar se ha convertido en una de las productoras uruguayas más aclamadas por la crítica. Ofreciendo recorridos, degustaciones y dos restaurantes para que los visitantes exploren, Bodega Bouza es un brillante ejemplo de la emocionante escena vinícola de Uruguay”, señala el informe
“La bodega y viñedo en torno a los que se asienta la finca actual se fundó por primera vez en 1942. En el año 2000, Juan y Elisa Bouza se hicieron cargo de la propiedad y empezaron a transformarla. Inspirándose en el campo y todos sus productos, su objetivo era trabajar a escala humana para lograr los mejores resultados posibles. Hoy, la bodega obtiene sus uvas de cinco sitios de viñedos distintos. Cada uno está marcado por diferentes suelos y su proximidad al Océano Atlántico. El clima general es similar al de Burdeos, con cuatro estaciones distintas, lo que da lugar a vinos y añadas con personalidades fuertes. Este mosaico diverso de terruños también permite a la bodega plantar una amplia variedad de uvas diferentes. Como tal, Bodega Bouza puede ofrecer una amplia gama de vinos, desde tintos de cuerpo ligero como el Pinot Noir, blancos frescos y refrescantes como el Chardonnay y el Albariño, hasta vinos con cuerpo, tintos potentes como la uva insignia de Uruguay, el Tannat. La bodega apuesta fuertemente por la sostenibilidad, gestionando los viñedos con la menor cantidad de productos químicos posible.
“A solo 15 minutos del centro de Montevideo, Bodega Bouza ofrece a los visitantes la experiencia perfecta para un viaje de un día. Todos los días se realizan recorridos y degustaciones, y los huéspedes pueden disfrutar de platos regionales en el restaurante, que también alberga una colección de autos clásicos. Aquellos que puedan hacer una excursión más larga pueden visitar el restaurante de viñedos en Las Espinas, que ofrece un menú bellamente combinado y vistas de 360° del campo local. La bodega también opera un restaurante de vinos y tapas en el bullicioso balneario de Punta del Este y una boutique en Sofitel Montevideo”, finaliza el documento.