Dos de los tres involucrados en el copamiento del chalet “La Maison” continuarán cumpliendo arresto domiciliario

Uno de los involucrados en el asalto ya gozaba del arresto domiciliario según lo dispuso el pasado 11 de setiembre un tribunal de apelaciones a partir de la apelación presentada por su abogada

El tribunal de apelaciones en lo penal de 1º turno mantuvo el pasado 7 de diciembre la medida de arresto domiciliario de dos de los tres involucrados en el copamiento registrado en la madrugada del pasado 3 de febrero en la mansión “La Maison” del barrio Parque del Golf donde los delincuentes, luego reducir a los ocupantes de la vivienda, robaron un arsenal de armas de guerra.
Uno de los involucrados en el asalto ya gozaba del arresto domiciliario según lo dispuso el pasado 11 de setiembre un tribunal de apelaciones a partir de la apelación presentada por su abogada.
La decisión del tribunal de apelaciones fue resuelta a partir del recurso interpuesto por la fiscalía contra la decisión del juez penal de 4º turno, doctor Sebastián Amor, dictada en la audiencia de prórroga de cautelares del 24 de octubre pasado. En la citada audiencia de octubre el juez Amor prorrogó por 120 días la preventiva de los dos imputados de un delito de copamiento, pero dispuso el arresto domiciliario total con dispositivo electrónico.
La fiscalía resistió la medida dispuesta por el magistrado por entender que la materialidad del hecho, en el caso de los imputados quedó acreditada, además de que los riesgos procesales no fueron desvirtuados por los abogados defensores.
La fiscalía sostuvo que hay Tribunales que sostienen que la existencia de un solo riesgo amerita imponer una preventiva, y aquí se aducen tres. El ministerio público resaltó el hecho de que el peligro de fuga no está dado únicamente por la penalidad alta. Si bien Fiscalía mencionó que es un aliciente para que los ahora acusados puedan intentar sustraerse del proceso, las medidas cautelares tienen la finalidad de mantener sujeto al proceso a los acusados, que no se fuguen, pero también asegurar el normal desarrollo del proceso. El art. 226 lit. C habla de circunstancias, naturaleza del hecho y gravedad del delito, y el Copamiento junto con el homicidio, son los delitos con penalidades más altas previstas en nuestra normativa.
El tribunal desoyó la posición de la fiscalía y mantuvo el arresto domiciliario total para los tres copadores.

Caso
El copamiento ocurrió el 21 de febrero de 2023, próximo a las 22.50, cuando los tres imputados circulaban en el auto VW color blanco, matrícula SBC6853 propiedad de F.F., quien además lo conducía. Conforme lo acordado previamente, arribaron a la zona de Avenida San Pablo y Luis Pasteur de la ciudad de Punta del Este. Próximo a la medianoche R.R. y M.M. descendieron del vehículo e ingresaron junto a otra persona no identificada que los esperó afuera, al Chalet La Maison, propiedad de A.A., lugar donde M.M. se desempeñaba como guardia de seguridad. F.F. se retiró del lugar en su vehículo, el cual condujo hacia el domicilio del ya condenado por estos hechos, X.X.. Los acusados y la persona sin identificar se dirigieron a la cabina de seguridad ubicada junto al portón de ingreso a la propiedad. Allí se encontraba una de las víctimas, D.D., cumpliendo funciones como guardia de seguridad, le sustrajo su celular y le preguntó cómo abrir el portón. D.D. le indicó cómo abrirlo, logrando así los tres ingresar al predio. Una vez dentro, lo maniataron, le preguntaron qué otro guardia de seguridad estaba adentro y si había más personas. Ante su negativa le pegaron un culatazo en la cabeza, lo que le provocó sangrado. D.D. les indicó asustado que el guardia se encontraba en el dormitorio y que estaba también el padre del dueño de casa…de 85 años…Ingresan así a la vivienda, llevando junto a ellos a D.D. a punta de pistola. Una vez allí, dos de los agresores ingresaron al dormitorio donde se encontraba el otro guardia de seguridad C.C., a quien apuntaron con el arma, le pegaron un culatazo en la cabeza y le exigieron…las llaves del escritorio y de la camioneta.
C.C. accedió y le dio ambas llaves. Luego los acusados, junto a la persona no identificada dejaron atado de pies a D.D. en el dormitorio de C.C. y se dirigieron al dormitorio del padre del dueño de casa A.A., llevando a punta de pistola a C.C. junto a ellos, ingresaron. Despertaron a A.A. quien se encontraba durmiendo, lo taparon con una frazada para después atarlo de pies y manos, sustrayéndole su celular. Luego se dirigieron junto a C.C. al dormitorio de éste, donde ya se encontraba D.D. atado y también procedieron a atar de manos y pies a C..C con cinta, dejando a los guardias de seguridad con la puerta cerrada y trancada, retirándose del lugar. Los imputados M.M. y R.R., junto a la persona no identificada se dirigieron así al escritorio, abrieron la puerta y se apoderaron de una colección de armas propiedad del dueño de casa que se encontraban dentro de una bóveda de seguridad.

Arsenal
fusiles M15 calibre 0,223,
5 pistolas Glock 9MM,
1a pistola sisaguer,
1 pistola Taurus 9MM,
1 fusil Uzi 9MM,
1 fusil k47 cal. 02,47,
1 escopeta 12 mm.,
1 pistola Taurus 9 mm.,
1 pistola 45 mm. Marca Smith and Wesson, y sus respectivas guías,
1500 municiones de 9 mm y 0,223.
También se llevaron del mismo lugar armas propiedad de la Sra. J.J., pareja de A.A.: pistola marca Glock modelo 26 calibre 9mm y una pistola Bersa Modelo Thunder calibre 9 mm. Llevándose dichos efectos se dirigieron a donde estaba la camioneta Chevrolet Tracker matrícula LAC288, así como dos relojes marca Rolex, para retirarse del lugar circulando en la misma, dirigiéndose al domicilio del ya condenado X.X.

Después
Allí se encontraron con X.X. y F.F.. Trasladaron las armas y municiones al vehículo de F.F., el cual dejaron estacionado en complejo B 9 de esta ciudad, domicilio de F.F.. Decidieron deshacerse de la camioneta sustraída prendiéndola fuego, por lo que F.F. la condujo siendo acompañado por X.X.. Por su parte R.R. circuló en su vehículo junto a M.M.. Todos ellos se dirigieron por ruta 10 hacia la laguna Garzón. Allí rociaron la camioneta con nafta y X.X. la prendió fuego. Luego se retiraron del lugar todos juntos en el auto Volkswagen color verde matrícula B 574059 propiedad de R.R.. Las víctimas tardaron algunas horas hasta finalmente poder liberarse y dar cuenta al 911 de lo acontecido. Al día siguiente…F.F. le pidió a un amigo, el cual también resultó condenado por estos hechos, I.I., que ocultara las armas sustraídas, lo que así hizo, guardándolas en su domicilio en Balneario Buenos Aires. Horas más tarde, I.I. decidió trasladar las armas a la casa de un amito B.B., también condenado por estos hechos, lugar donde finalmente fueron recuperados por la autoridad…”.