Tras escuchar al intendente Enrique Antía incluirlo en una suerte de conspiración política en su contra, el edil frenteamplista Fermín de los Santos estimó que el jerarca padece de cierto “delirio persecutorio” que lo hace ver operaciones hostiles en todas partes. El legislador también aseguró que nunca se habló de autorizar una demolición y destacó, con énfasis especial, que en estos días se estuvo demoliendo en un padrón en el que no se podía tocar nada.
Según se sabe, este martes tendrá lugar la audiencia para que la justicia determine si hace o no lugar a un recurso de amparo para evitar la demolición del viejo edificio estilo Tudor. El demandante, William Rey, citó como testigo a Fermín de los Santos. Pero el legislador opositor aseguró que lo contactaron por haber integrado la comisión de Obras que, finalmente aprobó importantes excepciones para la propuesta del Grupo Cipriani. De los Santos aseguró que no conocía previamente a Rey, pero luego se enteró de que era un catedrático grado 5 de la Facultad de Arquitectura interesado en preservar el patrimonio edilicio del país. En tanto, señaló que el diputado Óscar de los Santos tampoco forma parte de ninguna trama política porque no estaba al tanto de lo que está ocurriendo.

Nunca jamás
Según Antía, la presencia de Fermín de los Santos como testigo para el recurso de amparo “demuestra que es una operación política”, informó la página web de la IDM.
En tanto, el edil aseguró y ratificó que cuando la Comisión de Obras de la Junta abordó la posibilidad de dar excepciones al Grupo Cipriani, “jamás” se habló de permitir la demolición del edificio. “En la síntesis de lo que hace la comisión es donde está el verdadero trabajo de la Junta Departamental. De ahí salen informes; puede ser uno, único y en este caso salieron tres informes. Uno en mayoría que fue votado por el grupo Cabildo del diputado Darío Pérez, un informe del Partido Nacional y un informe del Partido Colorado. Lo votó también el edil Sergio Duclosson, en sala. Pero el informe que sale firmado por el PN, Cabildo y el PC no habla en ningún momento de demoler o hacer excavaciones. Habla justamente de su preservación. Y el informe en minoría, que lo firmo solamente yo, tampoco habla de demolición. Habla justamente de preservarlo, reciclarlo, reacondicionarlo”, señaló. Todo eso, agregó, está consignado en las versiones taquigráficas de las sesiones.
“En algo coincidimos todos en la Junta Departamental. Todos hablamos de lo ‘icónico’ del edificio, lo ‘trascendente’, de ‘la postal’, lo que significa ese acervo hasta cultural que es el hotel San Rafael y todos hablamos de que hay que preservarlo a toda costa”. Todo eso quedó plasmado en los informes de comisión y en “las argumentaciones de voto” en el plenario, añadió. A juicio del edil, el intendente sabe de todo esto “perfectamente”.
De los Santos comentó además, que el arquitecto William Rey estimó que el asunto “es muy serio porque se le dieron al proyecto excepciones muy importantes, pero para que desarrolle sobre un eje central que era el mantener, el ‘salvar’ el hotel San Rafael. Nunca dijimos hay que tirarlo y hacerlo de nuevo”, insistió.

No autorizado
Por otra parte, De los Santos dijo saber que lo que desencadenó y aceleró la gestión judicial de Rey, fue ver que el grupo Cipriani comenzó a realizar demoliciones en padrones en los que no estaba autorizado.
Según el edil, la empresa tuvo la posibilidad de trabajar por una resolución comunal del 27 de diciembre pasado. Ese permiso caducó el 31 de diciembre a causa de la licencia de la construcción y el comienzo de la temporada. Ahora la empresa estaba demoliendo instalaciones en padrones en los que no estaba autorizado a hacerlo, aseguró Fermín de los Santos, sin que nadie de la IDM la controlara.
Por último, De los Santos comentó risueñamente la actuación de una “comisión de Patrimonio en la que son todos blancos” que respaldaron la demolición del hotel. “La verdad que parece joda”, señaló.



Contenido publicitario