Esperan resultado de peritaje a la estructura de uno de los puentes de La Barra

A pesar de que hace algún tiempo se prohibió la circulación de tránsito pesado por los dos puentes, la medida, a todas luces, no fue respetada

Las autoridades esperan los resultados de los peritajes que serán efectuados a la estructura de uno de los puentes ondulantes sobre el arroyo Maldonado, el último en ser construido, que en la mañana de este jueves experimentó una serie de problemas estructurales que obligaron a su clausura.
No se descarta que los peritajes incluyan cateos en el lecho del arroyo para tratar de establecer si los pilares y pilotes del puente también presentan alguna situación irregular.
Además de clausurarlo al tránsito, un ingeniero agrimensor tomó las medidas del mismo para determinar cuánto cedió la estructura.
El diseño del puente consiste en una estructura en hormigón postensado con un sistema especial donde se combinan cables adherentes y no adherentes con una forma ondulada. La luz central del diseño es de noventa metros de largo. Todo indica que algunos de estos cables cedieron y provocaron el problema que obligó a cerrar el tránsito hacia el este.
La estructura del puente exhibió una separación de quince centímetros de la losa que contiene al pavimento respecto de las dos cabeceras que unen a las dos márgenes del arroyo Maldonado, además de cierto hundimiento respecto de su nivel habitual, hecho éste que habría sido producido por la rotura de varias lingas que sostienen la estructura.

Pasos a seguir
La presencia de semejante distancia entre el puente y las cabeceras del mismo obligó a que, por precaución, se prohibiera el paso de los vehículos que en este caso circulan desde Punta del Este hacia los balnearios ubicados al este del arroyo Maldonado.
Se espera ahora el arribo de los ingenieros del Ministerio de Transporte y Obras Públicas para determinar de forma conjunta con los técnicos de la Intendencia de Maldonado los pasos a seguir a partir del escenario generado en el citado puente.
A pesar de que hace algún tiempo atrás se prohibió el tránsito pesado por los dos puentes, la medida, a todas luces, fue poco o nada respetada ya que a toda hora se observó el paso de camiones llevando materiales y otros elementos a obras y comercios ubicados al este del arroyo Maldonado.
El continuo pasaje de vehículos y el lugar donde se encuentra, levantado sobre una suerte de canal de mareas generado por el propio arroyo, sumado a la corriente del océano que ingresa desde la desembocadura, provocan un fuerte trabajo en los cimientos del puente. El conjunto de situaciones explicaría lo ocurrido en la mañana de este jueves.

Historia
El puente fue construido en 1998 a partir de su gemelo ubicado de forma paralela e inaugurado el 29 de junio de 1963 a partir de una propuesta de Leonel Viera, un experto en la difícil tarea de construir puentes pese a no contar con el título de ingeniero civil en la especialidad de cálculo de estructuras. Sí fue un avanzado estudiante en cálculos de estructuras. Viera también se destacó con la construcción del hoy demolido Cilindro Municipal.
El puente construido por Viera permanece intacto hasta el presente. Con el correr de los años el aumento del tránsito hacia y desde los balnearios ubicados al este del arroyo Maldonado impulsó la construcción de un segundo puente. La solución llegó durante la gestión del entonces presidente Julio María Sanguinetti y del entonces intendente Camilo Tortorella. El nuevo puente fue el fruto del acuerdo entre ambos gobiernos porque la estructura del mismo era de jurisdicción nacional mientras que sus accesos correspondían al gobierno departamental. Luego de alcanzado el acuerdo comenzó la etapa de construcción de la estructura. La licitación fue ganada por la empresa Ramón C. Álvarez Sociedad Anónima. Una vez definidos los montos y la empresa que lo construiría, comenzaron los problemas.

Sin planos
El puente debería ser gemelo del construido por Leonel Viera. Como se sabe, Viera era un autodidacta, pero además luego de su muerte en 1975 no quedó nada de su trabajo en la tabla de dibujo. Los planos jamás aparecieron. Nadie los encontró. Para peor, el diseño del puente original fue un verdadero dolor de cabeza para los responsables de construirlo. Las autoridades de la época no tuvieron otra salida que apelar al único experto en materia de construcción de puentes: el ingeniero Alberto Ponce Delgado, medalla de oro de la Facultad de Ingeniería. Su calidad para la construcción de este tipo de emprendimientos fue reconocida tanto dentro como fuera del país. Fue director del proyecto y director de obra del puente General San Martín, una estructura de hormigón postensada con su tramo central con una luz de 220 metros de largo, un récord en el mundo. Este puente, que une a Fray Bentos con Puerto Unzué tiene un largo total de 3408 metros de largo. También tuvo a su cargo el diseño de las marinas 3,4 y 5 del puerto de Punta del Este. A lo largo de su extensa carrera Ponce Delgado fue el responsable de múltiples obras en todo el territorio nacional.
Con semejantes antecedentes fue contratado para construir un puente gemelo a otro sin que existieran los planos del mismo. Luego de efectuar los cálculos correspondientes, el ingeniero Ponce Delgado entregó los planos y estudios y de esa manera pudo construirse el segundo puente.