Importante empresario argentino sufrió un intento de robo en la zona del puente de La Barra

“¡Dame toda la guita”, gritó un rapiñero mientras apuntaba a un importante empresario argentino que pasa sus vacaciones de verano en Punta del Este. Familiares de la víctima contaron a Correo de Punta del Este que la tentativa de rapiña ocurrió alrededor de las 22:00 del pasado viernes en las inmediaciones de los dos puentes ondulantes sobre el arroyo Maldonado.
El empresario llegaba en su automóvil a un coqueto edicificio de la rambla de la playa Brava adonde había sido invitado por unos amigos. En otro automóvil llegaba Gloria, su esposa, con sus hijos. El empresario fue interceptado por un sujeto con anteojos oscuros y gorro que había bajado de otro automóvil. Todo fue muy rápido. “¡Gloria corré!!”, exclamó el empresario, al tiempo que corría hacia el interior del edificio junto a su esposa. El asaltante dudó un minuto antes de subirse al automóvil y escapar del lugar. Esa zona es monitoreada por el sistema de videovigilancia financiado por la Intendencia de Maldonado y operado por el Ministerio del Interior. La Policía no informó sobre este caso.
El tema de seguridad es motivo de conversación entre los visitantes y vecinos de la zona. Sobre todo en La Barra y Montoya aseguran que los robos son cosa de todos los días y que nadie se salva de la visita de los delincuentes.

Caja fuerte
En tanto, una escribana recibió la visita de dos ladrones en su casa de Parque Burnett.
La damnificada estaba con su esposo e hijos en la casa de su suegro cuando, alrededor de las 22:00 del lunes pasado, fue advertida por la empresa de seguridad de alarmas sobre la presencia de personas en su domicilio.
“Terminamos muy mal el año. Fuimos a pasar la noche del 31 a la casa de mi suegro. Salimos de casa alrededor de las 21:15 del lunes. Antes de salir conectamos la alarma. Al rato nos llamaron de la empresa de alarmas para advertirnos de que teníamos ladrones adentro de casa”, contó a Correo de Punta del Este la escribana Lizt López. “Cuando llegamos encontramos que rompieron los ventanales que dan hacia el jardín de la casa. Cuando estaban adentro sucedió algo raro. Fueron directo hacia la caja fuerte que tengo en mi cuarto. Directamente porque había una cartera y una billetera que no la tocaron”, contó. “Luego de abrir la caja se llevaron el estante con todo. Menos mal que unos días antes sacamos todo lo de valor y lo colocamos en un cofre fort de un banco de la zona”, agregó. “por esas cosas de la vida no se robaron todo. No solo efectos personales nuestros. Como escribana tengo documentos y valores de mis clientes”, dijo. “También se robaron lo que encontraron como celulares, lentes y otros efectos”; explicó la escribana.