Aiguá: el proyecto Fachadas Patrimoniales ya va por la mitad de la primera etapa

La profesora Liliana Bernárdez y el maestro Ariel Larrosa son las cabezas del proyecto que busca restaurar y valorizar las fachadas de la ciudad

 

Durante la inauguración de los paneles solares en la piscina de Aiguá, la profesora de Idioma Español y esposa del intendente Antía, Liliana Bernardez, se encontró con el profesor Ariel Larrosa. Conversando sobre el estado de la ciudad ambos docentes coincidieron en que había allí un rico nivel de patrimonio arquitectónico por lo que, después de reunirse con autoridades del gobierno departamental, se pusieron a trabajar en un proyecto que busca poner en valor las fachadas de las históricas casas del pueblo.
“Fachadas Patrimoniales es un viejo sueño de Aiguá”, dijo Bernardez en diálogo con Correo de Punta del Este, “se habló en el primer período de gobierno del ingeniero Antía, incluso se formaron comisiones, pero por la situación de crisis de 2001 y 2002 la ejecución fue inviable”, señaló.
El proyecto, en sus raíces, tiene como objetivo restaurar el aspecto de un centenar de casas construidas en la primera mitad del siglo XX, que son consideradas patrimonio representativo del país. Sobre la razón de ser de este proyecto de reconstrucción, la docente explicó que “de por sí, darle puesta en valor a las fachadas patrimoniales ya cumpliría con el más alto objetivo que se puede tener en lo cultural: recuperar un patrimonio”.


Un orgullo

En los primeros años del siglo pasado, Aiguá era el centro de una próspera región de alta producción agropecuaria. Al extremo que el distrito de “San Antonio del Aiguá” tenía, según el censo nacional de 1908, más habitantes que la primera sección del departamento, incluyendo a la ciudad de Maldonado. En ese entonces, a causa de las dificultades de transporte, los aigüenses tenían relaciones más fluidas con Minas que con la capital departamental. Pero muchos hacendados con dinero se hicieron su bella casa en la localidad y adornaron las fachadas al estilo de la época.
Bernárdez dijo que la identidad de quienes viven en Aiguá va de la mano de la nueva iniciativa. “Lo hacemos también por algo espiritual, porque hay un orgullo de identidad entre los aigüenses, que están orgullosos de su patrimonio arquitectónico, que es muy importante”. Sobre eso, dijo que cuando se realizó la primera recuperación, en la Capilla San Antonio, vecinos de la localidad recordaban los tiempos de esplendor del edificio con mucho cariño. “Estar orgulloso del entorno hace feliz a la gente y yo creo que ese es otro objetivo de este proyecto” agregó.
Un objetivo paralelo de los impulsores del proyecto, es atraer el turismo a esta ciudad, que se encuentra a 90 kilómetros de Punta del Este. Para Bernárdez la oferta turística debe estar vinculada a la historia, la cultura y la naturaleza, y según contó, desde el gobierno departamental creen que Aiguá puede cumplir ese objetivo. Junto con la mejora de las fachadas, un grupo de vecinos de la ciudad organizó un tour turístico en bicicleta para conocer las casas renovadas.

En marcha
Después de pensar el proyecto, hablarlo con vecinos de la ciudad, escribirlo y enviarlo a la Intendencia para ser evaluado, “Recuperación de Fachadas Patrimoniales de Aiguá” fue avalado por las direcciones generales de Planeamiento, Urbanismo y Cultura, luego de eso, el primero de agosto de 2017 se puso en marcha. Se realizó un relevo fotográfico de fachadas, y para la primera etapa se eligieron 100 para comenzar a trabajar, actualmente 43 están prontas.
Dentro de las intervenciones que se están realizando en las fachadas, Bernárdez destacó el arenado de paredes, revocado, pintura, colocación de luminaria y renovación de frizos, molduras y aberturas como puertas y ventanas. Sobre estas últimas dijo que desde la Intendencia se están comprando piezas antiguas en remates de todo el país, “las que no encontramos las hacen trabajadores en la carpintería de la Intendencia”, ubicada en el edificio de Dirección de Obras Públicas, en la intersección entre Ruta 39 y la nueva Ruta Perimetral.

Según informó la docente, todas las fachadas se recuperan en base a planos originales. Además agregó que “el verde enmarca el proyecto” y por eso están plantando palmeras pindó y árboles de naranja amarga, flora típica de Aiguá.