Dos ladrones a la cárcel: uno por intentar robar en una distribuidora de bebidas en Ruta 39 y el otro en una casa en Playa Grande

La justicia continúa condenando a individuos que ya poseen varios antecedentes penales

El joven de 18 años estuvo preso durante 330 días en la cárcel de Las Rosas.

Como muestra de que la cárcel, en la mayoría de los casos no cumple un papel de reeducación ni de reinserción social, están las recientes condenas a dos individuos que, entre los dos, poseen más de diez antecedentes penales. El hecho de haber estado presos no hizo que desistieran de seguir robando y fueron a parar nuevamente tras las rejas.

El primero de los casos es el Luis Daniel Ramírez Vicente, de 27 años, quien posee varios antecedentes por receptación, lesiones personales y violación de domicilio. Esta vez fue hallado culpable de un hurto en una casa de Playa Grande, de donde se llevó un decodificador de cable, un televisor de 50” y otro de 32”, bebidas y comestibles varios. La Policía Científica trabajó en el lugar y envió lo recolectado a la Dirección Nacional de Policía Científica. Mientras tanto, los investigadores trabajaron en los registros fílmicos de una casa de la zona donde se veía a los implicados en el robo. Días después, la información enviada a Montevideo por la policía Científica dio sus frutos ya que se logró identificar a Ramírez como el autor del robo. La justicia dispuso su requisitoria que se concretó el pasado martes 13 cuando los investigadores lo localizaron en la vía pública. Fue detenido y enviado ante la justicia que lo condenó como autor penalmente responsable de un delito de hurto agravado, a la pena de quince meses de prisión.

Casi robo

El otro hecho fue protagonizado por Cristian Damián Sosa, de 39 años, quien posee antecedentes por penetración ilegitima en el fundo ajeno con tres delitos de hurto uno de ellos en grado de tentativa. en régimen de reiteración real, cuatro delitos de hurto en régimen de reiteración real en calidad de autor y tres delitos más por hurto, en cada uno de los cuales fue condenado a prisión.
Ahora, nuevamente irá a la cárcel, esta vez luego de ser atrapado por el cuidador de una distribuidora de bebidas ubicada en Ruta 39. Intentó ocultarse, pero no lo logró y lo agarraron con dos mochilas en las que se llevaba varias bebidas. Fue condenado como autor penalmente responsable de un delito de hurto en grado de tentativa, a la pena de tres meses de prisión efectiva.