Edila colorada destaca reformas en el hospital Alvariza y pidió soluciones al conflicto

 

La edila colorada Susana de Armas dijo el pasado martes en el legislativo comunal que le parece “muy respetable” que los funcionarios de Salud Pública “defiendan sus derechos” y estimó que “sus reclamos son realmente válidos debido a la falta de personal, hecho que se viene dilatando en el tiempo ya que las autoridades responsables no han tomado los recaudos correspondientes”.
“Además, existe el agravante de que por tercer mes consecutivo muchos de los trabajadores no han cobrado sus salarios, lo que ha provocado renuncias masivas en estos meses. Así que solicitamos a las autoridades correspondientes que tomen cartas en el asunto para su pronta resolución, sin tomar de rehenes a los usuarios en algo tan medular como es la salud”, agregó.

Salud Mental
Por otra parte, al inicio de su alocución, De Armas se refirió a la reciente inauguración de la Unidad de Salud Mental del Hospital Alvariza de San Carlos. Allí, dijo, se realizaron “modificaciones en diferentes áreas, sumando a esta un espacio para que los pacientes internados reciban visitas. Además, se renovaron la farmacia y las habitaciones; algunas de ellas son individuales y otras para dos o más pacientes. Cuenta con un patio interior cerrado, con la seguridad correspondiente y asientos, para que las personas internadas puedan disfrutar del entorno. Los gabinetes higiénicos se encuentran bien identificados e individualizados, y además poseen duchas para el aseo personal de los internados. Es interesante destacar el sistema de descarga de agua en las cisternas, ya que estas poseen un mecanismo adecuado al paciente en tratamiento”, señaló.
La edila contó que “los consultorios de la planta alta fueron renovados en su totalidad, dando mayor comodidad y seguridad a los pacientes y a los profesionales que llevan adelante su función. En la planta baja, donde se encuentran las oficinas administrativas, hay un salón de actos, que tiene la función de ser multipropósito, y un patio exterior de grandes dimensiones, cerrado e iluminado para que los pacientes realicen sus recreos o actividades deportivas”.
“Dejamos constancia de que todas las áreas poseen aire acondicionado ‒además de tener grandes ventanales para que tengan una buena entrada de luz natural‒ y que el mobiliario ha sido renovado en su totalidad.
Cabe destacar que esta nueva Unidad de Salud Mental va a estar necesitando personal idóneo, profesional, de mantenimiento de áreas públicas y para la elaboración de las comidas correspondientes”, señaló.
Entre otras cosas, la legisladora estimó que “lo principal a resaltar es que el tratamiento de la salud mental se realice, tanto en la sanidad pública como en la privada, con la finalidad de tratar a estas personas y no de apartarlas de la sociedad. Estos son algunos de los motivos por los cuales se tiene que vincular al área privada de la medicina”, concluyó.