El empresario devenido famoso por sus amores con una diva de la televisión tiene propiedades en el departamento de Maldonado

El juez federal porteño Sebastián Casanello emitió  un exhorto dirigido a la justicia uruguaya para conocer el patrimonio que el empresario argentino J.R tiene en Uruguay. El pedido de Casanello se enmarca en las investigaciones que el juzgado a su cargo lleva adelante sobre las coimas pagadas por la firma Odebrecht a funcionarios argentinos de la gestión kirchnerista.

En la mira del juez porteño quedaron los contadores del imputado, Osvaldo Roberto Gandini y Marcos Samuel Sankowics y los representantes de la empresa Sabrimol Trading en Uruguay, Pablo Calcagno, Carlos Dentone Loinaz y Martin Monololo Menafra. Por la citada firma pasaron once millones de dólares que el gigante brasileño empleó para sobornar a varios funcionarios argentinos relacionados con obras en ejecución, caso de una planta potabilizadora de agua en la localidad de Tigre, en la provincia de Buenos Aires.

El juez Casanello quiere que la justicia uruguaya le remita información sobre sus cuentas bancarias y de sus colaboradores y otros activos que conforman su patrimonio.

Chacra y helicópteros

La chacra “Yellow Rose” de La Barra es uno de los puntos de encuentro del jet set porteño que descansa todos los veranos en la costa este. Se encuentra sobre el Camino Eguzquiza que conecta a La Barra con San Carlos. J.R le puso ese nombre por las rosas amarillas que empleó para conquistar a la conductora Susana Giménez. En la chacra no solo hay rosas amarillas por doquier. También hay una cancha de polo y una interesante producción vitivinícola.

El empresario tiene una larga relación comercial con el Uruguay. A comienzos de los años noventa logró, aunque sin éxito, tener la exclusividad de venta de la cartelería de playa.

Luego saltó a otros negocios. Junto a sus socios el fallecido Rodolfo Galimberti y con el multimillonario Jorge Born lograron colocar dos helicópteros Daulphin a la Fuerza Aérea Uruguaya. Con la colaboración del abogado Juan Carlos “Johny” Paysée, el trío hizo de intermediario entre la empresa francesa Eurocoter y el estado uruguayo. Uno de los helicópteros es el asignado en la actualidad al traslado del presidente de la República. El otro fue canjeado por dos helicópteros Bell 212. Así lo contó el extinto guerrillero Galimberti en el libro “Galimberti: de Perón a Susana. De Montoneros a la Cía”.