Maldonado “en rojo” por cantidad de suicidios

El director departamental de Salud, Pablo García, mencionó que el suicidio siempre ha sido un tema tabú que no se habla habitualmente en las familias y ponerlo en el foco de la sociedad "es un buen principio"

En el área de salud mental, se amplió la cobertura de los abordajes psicoterapéuticos de 25 años a los 30 inclusive;

Mientras en el mundo los suicidios disminuyen, en América siguen subiendo. Si bien los análisis internacionales caracterizan a Uruguay como “uno de los países más seguros y felices” de América Latina, la tasa de suicidios local dobla el promedio de la región.
Según los datos recopilados por el Departamento de Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud Pública (MSP), se evidencia una tendencia a la suba de la tasa de suicidios en Uruguay desde el año 2010 hasta la actualidad. En 2010 la tasa de suicidio fue de 16,2 muertes cada 100.000 habitantes, en 2013 se redujo ligeramente a 16.1, sin embargo, en 2016 se observó un aumento significativo de fallecimientos alcanzando un valor de 20.5/100.000 habitantes, cifra que se mantuvo similar en 2019 y 2020. En el año 2021, en plena pandemia, se registró un aumento que alcanzó un valor de 21.6 que continuó en 2022, llegando a 23.2 muertes por suicidio cada 100.000 habitantes, esto es un total de 823 fallecimientos en el año. En 2022, el porcentaje de defunciones por suicidio según sexo fue de 22.1 % en mujeres y 77.9 % en hombres, una relación que se mantiene en el tiempo aunque los porcentajes varían cuando los datos se presentan segmentados por grupo etario. De los datos registrados por departamento en 2022, se observa que los que ostentan mayor incidencia de muertes por suicidios son Treinta Tres con 37.6, seguido por Lavalleja con 36.0 y Soriano con 33.5. Los departamentos con menor cantidad de suicidios en Uruguay son Florida con una tasa de 20.2, Canelones con 20.7 y Rivera 21.0. La capital del departamento cuenta con una tasa de 18.4.

Altos niveles
En Maldonado durante el 2022, sesenta y tres personas se quitaron la vida y aunque no es de los departamentos que ostenta una de las mayores tasas del país, tampoco es de las más bajas. Se conformó la Comisión de Prevención del Suicidio, liderada por la Departamental de Salud, algo que la directora de Políticas Inclusivas de la Intendencia, Eliana González, valoró, ya que, consideró que se debe hablar y concientizar acerca de la problemática, principalmente por los altos niveles actuales. “Maldonado está en rojo debido a la cantidad de suicidios”, reconoció. La comisión tiene representación de las instituciones médicas públicas y privadas del departamento, así como miembros del sector educativo.
Según comentó, se han potenciado los espacios de ayuda psicológica y de salud mental en el departamento, como por ejemplo en Aiguá y Garzón, localidades en las que se instalaron puntos de apoyo, y destacó que otras herramientas como la línea de vida, aportan al tratamiento de esta problemática. La línea telefónica 0800 0767 es gratuita y está disponible las 24 horas del día.
Recientemente se realizó una jornada de sensibilización sobre el tema durante la que el director departamental de Salud, Pablo García, mencionó que el suicidio siempre ha sido un tema tabú que no se habla habitualmente en las familias y ponerlo en el foco de la sociedad “es un buen principio para evitar estos números que han ido en aumento en los últimos años”.
Ximena Torres, psicóloga de Políticas Inclusivas, indicó que prevenir el suicidio es tarea de toda la sociedad, no solo de los profesionales, y en ese sentido sostuvo que es importante tomar conciencia sobre los indicadores de riesgo frente a una persona que quizás atraviesa una situación de crisis o pensamientos de autoeliminación, por eso es importante que cualquier allegado esté presente para brindar ayuda. Prevenir el suicidio “es un trabajo de todos los días” aseguró.

Impacto en adolescentes
En la población adolescente las cifras también revelan un aumento sostenido en los últimos años marcando un significativo pico en pandemia y pos pandemia. Los números absolutos revelan que de la población de adolescentes entre 15 y 19 años, en 2019 fallecieron por esta causa 34 jóvenes, en 2020 las víctimas fueron 45, en 2021 42 y en 2022 se volvió a registrar la cifra más alta con 45 fallecimientos de adolescentes por esta causa.
Con el objetivo de mejorar la evidencia en relación al suicidio en adolescentes, se realizó el estudio “Suicidio adolescente en Uruguay: un análisis desde el sistema de salud”.
Se realizó un análisis de los certificados de defunción e historias clínicas de adolescentes entre 2018 y 2021. Se analizaron 149 certificados de defunción y 54 historias clínicas de adolescentes entre 12 y 19 años.
Los resultados del mismo serán utilizados interinstitucionalmente para fortalecer las herramientas de prevención.
Dicho estudio reveló que gran parte de los suicidios en adolescentes se vinculan al consumo problemático de sustancias.
En lo que refiere no al suicidio consumado, sino a los intentos de autoeliminación (IAE), el 50 % corresponde a personas menores de 29 años y la franja etaria con mayor registro es la de 15 a 19 años con 18,6 % de un total de 539 personas.
Una de las principales acciones desarrolladas para abordar la problemática en esta población es el programa Familias Fuertes. Implementado por el programa de salud y adolescencia del Ministerio de Salud Pública, tiene como objetivo fortalecer los lazos familiares, promover una comunicación efectiva entre padres o referentes afectivos y adolescentes, y contribuir a prevenir conductas de riesgo en adolescentes entre 10 y 14 años de edad a través de la capacitación en habilidades de crianza y relación familiar, con grupos de pares y con los adultos referentes.
Los estudios de seguimiento han demostrado que el programa tiene un impacto significativo en la prevención de consumo de drogas, violencias y suicidios.

 

Mortalidad por suicidio por departamento. Uruguay, 2022.