Población de lobos finos y leones marinos sigue creciendo en todo el litoral atlántico del país

Mientras en Cabo Polonio los Leones Marinos crecen a un ritmo de un 5% anual, en Isla de Lobos se mantiene estable en los últimos 12 años en un 0,017%

Los técnicos de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos estimaron que en diciembre pasado nacieron entre 57 a 61 mil cachorros de lobos finos en las principales zonas reproductivas de esta especie existentes en las costas del país, principalmente Isla de Lobos y Cabo Polonio.
Esos mismos trabajos revelaron que en febrero pasado fueron detectados los nacimientos de entre 2800 a 3000 de leones marinos.
Esto permite asegurar, porque es el primer conteo y estimación efectuado en los últimos quince años, que la población tanto de lobos finos como de leones marinos sigue creciendo en todo el litoral atlántico del país.
Sin embargo, hay diferencias en el crecimiento entre las áreas reproductivas de Cabo Polonio e Isla de Lobos; mientras en Cabo Polonio los Leones Marinos crecen a un ritmo de un 5% anual, en Isla de Lobos se mantiene estable en los últimos 12 años en un 0,017%.
El director Jaime Coronel destacó la importancia de que la población conozca las actividades que la DINARA realiza para asegurar la sostenibilidad de los recursos vivos acuáticos. En tal sentido, Enrique Páez, técnico del Departamento de Biología Poblacional de DINARA explicó en su presentación los diferentes métodos y sistemas que se utilizan para evaluar las poblaciones de las dos principales especies dentro del rubro: leones y lobos marinos.

Campaña
Los datos fueron recolectados por los técnicos de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA) durante la última campaña de evaluación de lobos y leones marinos a cargo del Departamento de Biología Población que buscó estimar la abundancia de cachorros de las referidas especies entre el 2021 y el 2022.
La DINARA tiene a su cargo la administración de las especies de lobo fino y de león marino, éste último conocida como “peluca”. Estas especies se encuentran, básicamente, en el islote y la isla de Lobos y en las zonas de Punta Rasa, Encantada y Marco del Cabo Polonio. El objetivo de la campaña de investigación fue la de estimar la abundancia y parámetros demográficos en las áreas reproductivos.
Entre los años 1989 y 2006 las estimaciones de abundancia de los ejemplares de lobos finos se llevaban a cabo por funcionarios de la entonces, hoy desaparecida, ILPE, Industrias Loberas y Pesqueras del Estado que a su vez había sucedido al Servicio Oceanográfico y de Pesca, conocida entonces por el acrónimo de SOYP. Esa pesquisa hasta 1996 la llevaban adelante entre 12 y 14 personas. La cantidad se redujo a 6 personas, tres de ellas loberos, entre los años 2005 y 2006. Esos loberos colocaban entre seis a siete mil marcas a los ejemplares recién nacidos. Desde el 2007 al presente no existen datos de abundancia en la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos. La campaña de diciembre pasado para estimar la abundancia de cachorros consistió en la colocación de caravanas numeradas, otra doble marca con el corte de pelo de los ejemplares seleccionados y las medidas antropométricas en 250 cachorros de lobos en tres zonas distintas de la isla de Lobos.

Abundancia
La estimación de abundancia de cachorros de lobos finos fue cumplida en diciembre pasado con los conteos directos sobre imágenes de dron utilizando inicialmente a cuatro zonas. Calculando la regresión entre las abundancias de esas cuatro zonas y el total de abundancia para la serie de datos de 1990 al 2006 se pudo estimar que la abundancia de cachorros para la totalidad en las áreas reproductivas es de entre 56.943 a 60.241 cachorros.