Recibimos y publicamos: de docentes del Liceo n°1 de San Carlos

Declaración del plenario de la ATD del Liceo 1 de San Carlos, turno diurno

Las y los docentes del Liceo 1 de San Carlos, reunidos en ATD, votamos de forma unánime la afirmación de incluir una declaración colectiva que exprese la preocupación ante la reforma a implementarse en EMS (EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR) y la que ya está en curso actualmente en EBI (EDUCACIÓN BÁSICA INTEGRADA) , y aún no se ha evaluado. En esta jornada se han leído las cartas de las siguientes asignaturas: Geografía, Lenguaje Comunicación y Medios Audiovisuales, Química y Física, Educación Física, Filosofía, Economía, Geografia, Historia, Biología y Astronomía.
En este sentido, se brinda total apoyo a las mismas, las cuales expresan inquietudes tanto a nivel laboral así como también en lo referido a lo pedagógico y disciplinar.
Al igual que los y las compañeros/as de Filosofía, “reafirmamos la crucial importancia de proteger conjuntamente a la Educación Pública de nuestro país, así como de recoger y profundizar sus características históricamente distintivas, en pro de las cualidades formativas integrales, de la democratización social y de la equidad e igualdad sin exclusiones.” También de este colectivo docente tomamos textualmente el siguiente párrafo donde se cita al Filósofo contemporáneo José Luis Rebellato: “En el marco de su obra Ética de la Autonomía: “En la actualidad apostar y desarrollar una educación crítica holística y madura supone pensar desde los bordes, es decir, desde las víctimas de las sociedades contemporáneas y neoliberales”. Por lo tanto, a partir del autor, enunciamos que en nuestra Educación Pública se deben continuar formando ciudadanos críticos y autónomos, comprometidos con la justicia social, ciudadanos no funcionales a las voluntades mercantiles ni meros reproductores de lógicas economicistas las cuales históricamente han generado y generan vulnerabilidades y exclusiones de carácter persistente.
Por lo expuesto desde el posicionamiento ético, que vertebra a toda posición docente: rechazamos de forma contundente (tal como se ha realizado en varias oportunidades y por diversos espacios colectivos) los actuales procesos de reforma en la órbita de la ANEP.
Nos sensibiliza y afecta profundamente el demérito de la educación en general y de la profesión docente particularmente, que cala profundamente en la representación e ideal que tiene de la misma la sociedad en su conjunto, agravando esto por el solapado intento de las autoridades de desprestigiarlas.
Asistimos con honda preocupación al “empobrecimiento que supone esta propuesta que lejos de favorecer trayectos, impide y anula muchos de ellos” al igual que mencionan compañeros y compañeras de Historia en su carta, en esta misma línea reivindicamos “la formación de los profesionales de la enseñanza para proyectar sus modalidades de enseñanza atendiendo las particularidades de las diferentes disciplinas en cuanto a campos de saber de sus correspondientes didácticas específicas. […]
La transformación impuesta más allá de los discursos publicitarios ha significado recorte de grupos, de asignaturas, de horas de tutorías, de horas de coordinación. Se profesan discursos sobre la enseñanza en proyectos, sobre el intercambio interdisciplinario, sobre los acompañamientos individuales, pero en realidad nada de esto es posible si los y las profesoras no cuentan con verdaderos espacios laborales que habiliten estos intercambios. Afirmamos enfáticamente que sin una o un docente motivado y comprometido con el proyecto no hay proyecto posible”.