Recibimos y publicamos: ¡¡¡Los trabajadores del pre-censo fuimos engañados por el INE!!!

DE LOS TRABAJADORES DEL PRE-CENSO

El INE no cumplió con el salario fijo prometido en la propaganda, en la convocatoria, en las llamadas telefónicas cuando nos avisaron que fuimos seleccionados y en las capacitaciones posteriores. (Usaron propaganda altamente engañosa asegurando un sueldo base de 15 mil pesos más lo generado por destajo, nada de esto se cumplió)•
No entregaron copia de los contratos firmados por ambas partes, siendo que se nos dijo que luego lo firmaba la autoridad correspondiente y se nos daba nuestra copia. Hasta el día de hoy ningún trabajador tiene en su poder el contrato. Además, muchos contratos fueron adulterados y modificados con lapicera antes de ser firmados.
Contrataron a cientos de personas para luego NO DARLES TRABAJO. Muchos personas rechazaron otros trabajos o ingresos esperando el trabajo que el INE había prometido pero después nunca asignó. El daño económico a cientos de familias que contaban con ese ingreso es incuantificable.
No respetaron el protocolo de derechos básicos como los accidentes laborales ni cumplieron con el protocolo prometido al momento de enviar a pre censistas a zonas rojas. Cualquier protesta era motivo de apuntar a una desvinculación o minoración del trabajo a destajo.
Mientras éramos cientos de trabajadores a la orden en nuestros domicilios esperando la asignación de trabajo que llegaría a la tablet desde las 7 de la mañana hasta las 21 hs , incluso en el Feriado de Carnaval, nos decían que se estaba revisando lo hecho o que se había caído el sistema, pero a la vez seguían contratando más gente.
Hubo mala gestión y desorganización en todo el proceso además de una total falta de transparencia en la selección de personal y la designación de cargos, pese a que el censo se paga con fondos públicos.
Nunca nos entregaron identificaciones con nuestro nombre y foto para darle seguridad a los vecinos de que realmente éramos trabajadores oficiales del INE.
Arbitrariamente eligieron el banco y la cuenta bancaria en la que depositar nuestros haberes, cuando los trabajadores teníamos derecho a elegir.
Y la lista sigue creciendo, porque esta desorganización generalizada continúa afectando a los trabajadores y probablemente afecte también los resultados de un estudio tan importante como es el Censo.
Sorprendidos en nuestra buena fe e indignados ante tantos incumplimientos e irregularidades por parte de nuestro empleador, que de última es el Estado, a pesar de que el Censo esté gestionado por un Fideicomiso administrado por la Corporación Nacional para el Desarrollo, los trabajadores decidimos hacer pública nuestra situación mientras evaluamos las medidas legales a tomar.

Trabajadores del pre-censo de todo el país.