Extensa veda por marea roja causa estragos en trabajadores del mar que se dedican a la faena de los mejillones

Fernando Fernández, que desde hace años se dedica a esta tarea, no entiende cómo se habilitó la extracción de bivalvos en Rocha y sin embargo todavía persiste la prohibición en Maldonado

La prohibición establecida por la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos para la extracción y comercialización de moluscos bivalvos lleva más de ocho meses

La prolongada veda para la extracción y comercialización de moluscos bivalvos resuelta por la DINARA por la presencia de “marea roja” causa estragos entre los trabajadores de mar que se dedican a la faena de los mejillones en las costas del departamento de Maldonado.
Fernando Fernández desde hace décadas se desempeña como patrón de una embarcación y como buzo profesional en la actividad de la extracción del mejillón. El trabajador no oculta su extrañeza por el largo período de prohibición para extraer y comercializar la referida especie, que lleva más de ocho meses, según lo estableció la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA).
Fernández reveló que todas las semanas navega en su embarcación hasta los alrededores de la Isla de Gorriti donde extrae mejillones a pedido de los técnicos de la DINARA para ser analizados en el laboratorio de la repartición.
El buzo reveló que parte de esos mejillones los lleva a su casa y luego de procesarlos los consume. Si no sufre ningún inconveniente, al día siguiente son ingeridos por el resto de su familia. “Nunca me pasó nada”; expresó.

Magros resultados
Fernández no entiende cómo la DINARA habilitó la extracción de bivalvos en Rocha y sin embargo, todavía persiste la prohibición en Maldonado.
El trabajador del mar aprovecha las artes de pesca y la embarcación de su propiedad para calar los palangres en la búsqueda de ejemplares de la preciada brótola, el pescado por excelencia de las costas de Maldonado. Sin embargo, los resultados en todo este año fueron magros y apenas dan para cubrir los costos de operación.
Durante el verano, la Dinara permite la extracción en los alrededores de la Isla de Lobos donde existe una cuota diaria de 330 kilos de mejillones.