Suprema Corte de Justicia mantuvo condena de nueve años de joven asaltante que rapiñó en dos comercios junto a un menor

Además de los dos delitos cometidos junto al menor de edad, el imputado también participó de otra rapiña en perjuicio de un local de cobranzas

La Suprema Corte de Justicia desestimó el pasado 23 de noviembre el recurso de apelación interpuesto por la defensa de uno de los asaltantes de un comercio de la avenida Aiguá de la ciudad de Maldonado que fue condenado a nueve años de penitenciaría por la comisión de varios delitos: una rapiña en un comercio de avenida Aiguá, otra en una verdulería de avenida Aiguá y Rondeau y la tercera en el local de Red Pagos de avenida Aiguá y 19 abril. Las dos primeras en compañía de un adolescente y la última en compañía de otro delincuente mayor de edad.
La Jueza letrada de ejecución y vigilancia de 2º turno de Maldonado, Mercedes Reyes, dictó el de agosto de 2022 la siguiente sentencia: “Condénase como autor penalmente responsable de tres delitos de rapiña agravados, uno de ellos en grado de tentativa y un delito de lesiones personales especialmente agravado en régimen de reiteración real a la pena de 10 años de penitenciaría, con descuento de la preventiva sufrida”.
En la misma sentencia, la magistrada condenó a otro de los asaltantes al que le imputó “como autor penalmente responsable de un delito de porte de arma de fuego en lugares públicos en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de rapiña agravado en grado de tentativa, en régimen de reiteración real con la co-autoría de un delito de lesiones personales agravado, a la pena de 4 años de penitenciaría, con descuento de la preventiva sufrida”.
En la misma sentencia la jueza Reyes dispuso, además, el decomiso de la ropa, moto, cascos, guantes, teléfono celular, armas y cartuchos a disposición de esta causa y la remisión de las armas y cartuchos al servicio nacional de armamento para su destrucción.
Segunda instancia
En segunda instancia, por sentencia de fecha 8 de febrero de 2023, el Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2do. Turno (Sres. Ministros Dres. José Balcaldi (R), Daniel Tapie y Ricardo Míguez), confirmó la sentencia impugnada salvo en cuanto convocó la agravante genérica de prevalecerse de la actividad laboral de la víctima en cuya parte revocó.
La defensa interpuso un recurso de casación contra el fallo del tribunal de apelaciones. En su alegato, sostuvo que el análisis de la prueba realizado en autos es escaso y equívoco, por cuanto no surge acreditada la participación de su cliente en los hechos cuya autoría se le atribuyó. Se replican errores en la valoración de la prueba que determinaron la equivocada imputación al mismo, sostuvo.
En lo que refiere al casco de color negro con visera y sticker de “aprobado”, destacó que en una de las filmaciones del comercio, en ningún momento se logró apreciar que el casco utilizado tuviera algún sticker distintivo, más aun teniendo en consideración que son elementos refractarios y son fácilmente apreciables en video. Afirmó que tampoco existe prueba categórica respecto al birrodado en el que se desplazaron los autores de la rapiña. En una de las filmaciones, no se logra apreciar el color azul de la motocicleta incautada en el domicilio de acusado.
La defensa apuntó que la Fiscalía, al no haber logrado acreditar en forma categórica y plena la participación de su cliente en las rapiñas, persiste la duda razonable con respecto a la participación, por lo que no puede justificarse la condena.
En definitiva, solicitó que se case la sentencia impugnada y, en su lugar, se disponga la absolución del su cliente por las dos rapiñas consumadas los días 8 y 19 de febrero y abatir el quantum dispuesto por la rapiña consumada con fecha 19 de julio de 2022, por así corresponder a Derecho.

Las rapiñas
Al respecto, se tuvo por cierto que el día 8 de febrero de 2021 a la hora 20 y 18, el acusado y el adolescente CC, ingresaron al comercio “EE”, sito en Avda. Aiguá de la ciudad de Maldonado y, mediante amenazas portando ambos armas de fuego tipo pistola, le exigieron a las personas presentes que se tiraran al piso. Al ingresar el adolescente tomó a una de las personas por atrás y mientras que le apuntaba con el arma en la cabeza, el adulto exigía a otra el dinero de la caja registradora. Logrando apoderarse de $15.000. Con el dinero en su poder, se retiraron en una moto PX 110 de color azul.
El día 18 de febrero de 2021 a las 20 y 49 horas, el luego condenado en compañía del adolescente CC, llegó conduciendo una moto PX 110 de color azul a la verdulería sita en Rondeau y Avda. Aiguá, de la ciudad de Maldonado.
Mediante amenazas y portando un arma tipo pistola, les exigieron a las empleadas del local la entrega del dinero de la recaudación, logrando apoderarse de $7.000. Al ingresar el adolescente al lugar le puso el arma que portaba en la nuca a una empleada del comercio. Ante tal amenaza la misma abrió la caja registradora cuando el adolescente se lo exigió. Ambos imputados se dirigieron al cajón de la caja registradora, tomaron el dinero y lo guardaron en una mochila negra que portaban.
El delincuente mayor de edad llevaba guantes en sus manos pero el adolescente no y por esa razón dejó sus huellas dactilares en la caja registradora.
El adolescente fue condenado el 20 de mayo de 2021 por los dos hechos narrados, como autor penalmente responsable de dos infracciones gravísimas a la ley penal (rapiña).

Nuevo compinche
El día 9 de julio de 2021 a las 19 y 26 horas, el ahora condenado y otro compinche concurrieron al local de Red Pagos “JJ” ubicado en Avda. Aiguá esquina 19 de abril de la ciudad de Maldonado. BB portaba un arma de fuego revolver calibre 22 largo rifle identificado con el número 99043 e ingresó con un casco negro. Cuando los empleados del local se aprontaban para retirarse del lugar fueron abordados por los imputados, quienes ejerciendo violencia y amenazas los obligaron a ingresar al local, apuntándoles con el arma. Los empleados les indicaron que la caja fuerte tenía cerradura de retardo. Sin perjuicio de ello y luego de varios intentos fallidos, la caja fuerte abrió. Le sustrajeron a uno de los empleados la suma de $3.500. Se llevaron dinero de la caja fuerte y un chaleco antibalas y lo colocaron en un bolso que llevaban.
Un momento antes de que se abriera la caja fuerte, el ahora condenado le aplicó un puntapié en el rostro a otro de los empleados Al salir del local con lo sustraído se encontraron con personal policial que había sido alertado del ilícito cuando un empleado apretó el botón de pánico que llevaba adentro de su bolsillo. El ahora condenado fue detenido apenas salió del local, arrojando el bolso cuando vio a la policía.
En tanto su nuevo compinche arrojó el chaleco que tenía en su mano y huyó, siendo perseguido por la policía. Se descartó del arma de fuego en un techo de la zona la cual fue recuperada por la policía y de uno de los guantes de látex. Posteriormente fue detenido.
A raíz del golpe, el empleado sufrió las siguientes lesiones: “…Traumatismo de hemicara derecha, edema de párpado y lateral derecho de cuello con un tiempo de curación de 5 a 7 días, sin peligro de vida y con tiempo de inhabilitación para tareas ordinarias de 4 días…”.
En el bolso que arrojó el delincuente se ubicó el dinero que había sustraído, $1.570, U$S34.480, 9.138 reales, 2.460 euros, 26.000 pesos argentinos y efectos como guantes naranja y blanco, 11 monedas de 50 pesos, 1 billete de 50 pesos.
A su nuevo compinche se le incautó un casco integral negro y rojo, teléfono celular marca Samsung y la suma de $3.500